close
close
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

De regreso a la pre-pandemia

La positiva senda de reactivación económica que experimenta el país debe acompañarse de un esfuerzo por cerrar la brecha de empleos.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
septiembre 19 de 2021
2021-09-19 06:10 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El tren de la economía colombiana pasó raudo por la estación del mes de julio. El pasado viernes el Dane publicó los resultados del Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE) correspondientes al arranque del segundo semestre.

Las actividades productivas del país registraron un crecimiento mensual de 14,3 por ciento en comparación con julio de 2020 y de 9,4 por ciento en lo corrido del 2021.

Estos datos, que superaron las previsiones de analistas, confirman la dinámica económica positiva en Colombia, así como sostienen el optimismo de empresarios, comerciantes y consumidores sobre el desempeño para el resto del año.

Por primera vez, desde febrero del año pasado y tras 17 meses de pandemia, el país generó una actividad económica superior a la registrada antes de la irrupción del coronavirus.

El fin del paro nacional con sus bloqueos ilegales y la reapertura total activaron sectores como las industrias manufactureras, el comercio, alojamiento y servicios de comida, que han impulsado estos resultados. De hecho, la mayoría de las actividades monitoreadas por el Dane empiezan a registrar mejores niveles que en 2019 con excepción del sector agropecuario, la explotación de minas y canteras, las manufacturas y la construcción.

El ISE del mes de julio marca asimismo un arranque optimista del segundo semestre que ratifica los ajustes al alza de las perspectivas de crecimiento del PIB anual por encima del 7 por ciento de varios centros de estudios.

Una de las tareas urgentes de la economía colombiana en 2021 era precisamente crecer para salir del desplome histórico del año pasado e ir retornando a los índices previos a la pandemia. Eso se está cumpliendo a cabalidad y el Gobierno Nacional y los actores económicos deben mantener a toda costa esta senda dinámica.

No obstante, como se había advertido desde el año pasado, la creación de puestos de trabajo no experimenta la misma dinámica que el crecimiento de las actividades económicas. En otras palabras, los empleos, cruciales para la reducción de la pobreza y los ingresos de los hogares colombianos, vienen rezagados en comparación con la dinámica de los distintos sectores.

La tasa de desempleo de julio pasado fue de 14,3 por ciento, unos puntos porcentuales más elevada que antes de la pandemia. La brecha en puestos de trabajo para regresar a los niveles de ocupación previos al coronavirus es de alrededor de 1,2 millones de empleos. De hecho, de acuerdo a la Matriz Insumo Producto del Dane, las actividades claves para jalonar puestos de trabajo están pesando un 26,7 por ciento del PIB.

Las ramas de la producción que están encadenadas con menos intensidad al aumento de la mano de obra responden por alrededor del 57,7 por ciento de la economía nacional.

Sin desconocer la excelente noticia de la dinámica de las actividades económicas, el esfuerzo de crear empleos debe acompañar la reactivación.

No solamente porque brinda sostenibilidad social sino también porque mitiga los impactos de los más golpeados y rezagados de la crisis.

Esta traducción del optimismo empresarial y del crecimiento sectorial en puestos de trabajo es vital para la consolidación de una recuperación de la economía con equidad, que beneficie a la mayoría y no deje a nadie atrás.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes