JUEVES, 29 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Exportar más y mejor

El bajón exportador del país en 2023 no se explica solo por el desempeño de las exportaciones de crudo y ahí radica la gravedad de la situación.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger

La caída de las ventas externas de Colombia en 2023 constituye una seria alerta ante la cual Gobierno debería actuar de inmediato. De acuerdo al Dane las exportaciones cayeron 12,9% en comparación con 2022: US$49 mil millones versus US$56 mil millones. Durante buena parte de 2023, los reportes mensuales reflejaron estas preocupantes reducciones.

La elevada dependencia de la economía colombiana al petróleo hace que los vaivenes en el comercio internacional de estos combustibles e hidrocarburos se traduzca, por ejemplo, en desplomes de las exportaciones. El año pasado no fue la excepción: las ventas al exterior de crudo y productos de las industrias extractivas se redujeron 16,9% y las de carbón, 25,4%. No obstante, el bajón exportador del país en 2023 no se explica solo por el desempeño de las exportaciones de crudo y ahí radica la gravedad de la situación.

Productos agropecuarios y manufacturas descendieron en el balance anual. Café sin tostar y aceites de palma, por ejemplo, cayeron más de 25%. En el frente de las industrias, el ferroníquel bajó 29,4% mientras que los productos químicos cayeron 9,7%. A pesar de que, al compararse con el 2019, año previo a la pandemia, las exportaciones del año pasado son superiores en 25,5%, los comportamientos de años de pospandemia como 2021 y 2022 muestran unos niveles más exigentes de cumplir.

Que la economía colombiana enfrenta una variedad de retos para vender más bienes y servicios al extranjero es una cuestión que se viene discutiendo de tiempo atrás. Desafíos como la diversificación de las exportaciones para disminuir la dependencia al petróleo o incentivar a las empresas a desarrollar una mirada de ventas al exterior no pierden vigencia. Al contrario, la desaceleración que atraviesa el país debe convertirse en estímulo para exportar.

A lo anterior se suman la búsqueda de abrir nuevos mercados a los productos nacionales, así como una gama mucho más amplia y versátil de productos. El peso de EE. UU. como destino de uno de cada cuatro dólares de ventas externas colombianas debería ir reduciéndose en la medida en que los bienes y servicios locales toman máxima ventaja de la multiplicidad de TLC que ha firmado Colombia.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes