MARTES, 27 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Una aprobación inconveniente

Queda en manos del Senado de la República dar un debate amplio, técnico y detallado a los puntos de
la reforma a la salud que despiertan tantas alertas

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger

El proyecto de ley de reforma a la salud que impulsa el gobierno Petro fue aprobado el pasado martes en la plenaria de la Cámara de Representantes. Con el respaldo de las bancadas de izquierda y votos a favor del partido Liberal, La U y los Verdes, la iniciativa sanitaria superó su trámite en la cámara baja tras diez meses de discusiones, el relevo en el ministerio de Salud y la fractura de la coalición oficialista.

De hecho, no es exagerado afirmar que la aprobación de estos dos primeros debates del articulado de la salud le ha costado a la Casa de Nariño una buena parte de su capital político. Luego de lanzar en febrero pasado la tríada de reformas de la ‘agenda del cambio’- salud, pensional y laboral-, el balance a pocos días de finalizar este año legislativo es mucho más limitado y decepcionante que el registrado por esta misma época del año pasado.

Dicho lo anterior, la siguiente parada de la reforma a la salud es el Senado de la República que cuenta con la responsabilidad de revisar los múltiples puntos inconvenientes que trae la propuesta de la administración Petro. El texto hoy aprobado refleja la esencia del Gobierno Nacional que diseña un sistema sanitario con un mayor control y definición por parte del Estado. Esa visión petrista no ha surgido de una discusión con distintos sectores, ni con la participación de ciudadanos, pacientes y actores del sistema, ni mucho menos de un “acuerdo nacional” alrededor de los cambios que la salud demanda.

Al contrario, en muchas ocasiones, no solo los gremios del sector sanitario sino expertos y ex ministros y altos funcionarios han manifestado serias críticas y graves alertas alrededor del articulado de la reforma. Más aún, una variedad de encuestas de opinión ha reflejado en el transcurso de este año una preocupación ciudadana por los cambios al sistema de salud que impulsa el gobierno Petro- en especial la mayor presencia y concentración estatal- y una falta de entusiasmo popular tanto por esta iniciativa como por las restantes del paquete: laboral y pensional.

La aprobación de la reforma a la salud en la Cámara de Representantes- con muchos artículos votados en bloque y sin una discusión detallada- deja vivos esos aspectos inconvenientes que, a la luz de expertos, incluso amenazan con la estabilidad financiera del sistema sanitario y la prestación misma del servicio. Por ejemplo, sería deseable que el debate en el Senado contara con un aval fiscal en propiedad que permitiera dimensionar e impacto real de esta iniciativa en las finanzas públicas. Hoy en día no hay claridad sobre si la Nación cuenta con la capacidad fiscal para asumir unos 140 billones en 10 años.

Claridad, amplitud y mayor detalle requieren las discusiones en la cámara alta del Legislativo alrededor de la transición al nuevo sistema de salud que implementaría esta reforma y sus consecuencias tangibles sobre los pacientes, los usuarios, los tratamientos crónicos y de complejidad, entre otros. Los senadores tendrán que discutir con argumentos técnicos y apertura democrática sobre la conveniencia de eliminar tanto las EPS y distribuir sus actuales responsabilidades en distintos actores- muchos de ellos sin las capacidades ni los músculos administrativos requeridos- como la libre elección de atención que hoy tienen los pacientes y los usuarios.

El Senado deberá abordar el debate sobre las capacidades y la gestión financiera del sistema y las nuevas funciones que el texto adscribe a la Adres, en medio de un deterioro financiero de la salud en Colombia y los continuos e injustos ataques del ministro de Salud- que han tocado a las vacunas y a las UCIs en pandemia. En resumen, una gran responsabilidad con la democracia.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
X: @pachomiranda

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes