MARTES, 27 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Una brecha que no cierra

Los resultados de las pruebas PISA 2022 ratifican los grandes desafíos pendientes en calidad educativa, inversión eficiente y evaluación de docentes.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger

“Fracasamos como país en educar a nuestra niñez en matemáticas, ciencias y lectura”, así reaccionó el presidente de la República, Gustavo Petro, a los resultados de Colombia en las pruebas PISA 2022.

“Preferir invertir el erario en subsidios a la gasolina y guerra nos ha llevado a este fracaso estratégico”, sentenció el primer mandatario. Teniendo en cuenta que este 2023 los recursos destinados a educación llegaron a los 57 billones de pesos y subirán a 70 billones en 2024, evidentemente el problema y sus soluciones son un poco más complejos y menos en blanco y negro. Las pruebas PISA- Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes- de la Ocde han medido desde el año 2000 los conocimientos y habilidades de jóvenes de 15 años en materias como las matemáticas, la lectura y la ciencia. Esta última medición- hecha en 2022 tras una pausa por la pandemia- evaluó a casi 700 mil estudiantes en 81 países y economías del mundo y sus resultados son útiles para alimentar y mejorar las políticas públicas en educación.

El reporte global indica que los desempeños educativos de los estudiantes alrededor del planeta se vieron impactados por el choque del covid-19. Si bien los resultados promedios cayeron 10 puntos en lectura- equivalente a medio año escolar- y casi 15 puntos en matemáticas- equivalente a tres cuartos de año escolar, las caídas para Colombia fueron menos drásticas. Los resultados en matemáticas (383), lectura (409) y ciencia (411) son más bajos que la pre-pandemia (2018) pero un poco más altos que la primera medición nacional en 2006.

De hecho, desde 2009 el desempeño de los alumnos colombianos se ha mantenido estancado. Lo anterior pone al país no solo lo equivalente a varios años escolares por debajo del promedio de la Ocde sino también detrás de economías de la región como Chile, Uruguay, México, Perú y Costa Rica. La fotografía de las pruebas PISA 2022 para Colombia es preocupante. El 71 por cuento de los estudiantes colombianos cayeron en la categoría de bajo rendimiento en matemáticas y el 51 por ciento se ‘rajó’ en lectura y ciencia. Solo el uno por ciento de los jóvenes de 15 años del país puede “comprender textos extensos, manejar conceptos abstractos y establecer distinciones entre hechos y opiniones”.

En otras palabras, la indignación presidencial es justificada, aunque es momento de especificar mejor los rumbos y las políticas. Por ejemplo, sin desconocer el énfasis del Gobierno en la cobertura de educación superior, estos resultados deben acompañarse de decisiones orientadas a la calidad educativa y a la pertinencia de los contenidos que se enseñan. Los recursos públicos destinados a la educación requieren de una revisión con una mirada de eficiencia en su asignación y conexión tangibles con los resultados.

De muy poco sirve elevar cada año el presupuesto educativo del Gobierno Nacional si buena parte se dirige a pagar funcionamientos y nóminas, sin fortalecer la inversión en calidad. Por otra parte, las capacidades del Estado para evaluar tanto a los profesores de los colegios públicos como a los estudiantes deben reforzarse y, en el caso de los docentes, conectarse efectivamente con mediciones de desempeño e incentivos. Ese “fracaso” del que habla el presidente Petro responde asimismo a una urgencia por subir la calidad de los maestros y las políticas para su mejora y capacitación continua.

En momentos en que el Congreso de la República discute una ley estatuaria que reforma la educación en Colombia, es necesario sumar a las preocupaciones sobre coberturas a población vulnerable, educación inicial, media y superior y financiación, apuestas a elevar la calidad de los docentes, sus evaluaciones y la pertinencia de la enseñanza.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
X: @pachomiranda

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes