Francisco Miranda Hamburger
Editorial

El día V

La vacunación es una maratón que pondrá a prueba la comunicación, la logística, la transparencia y la coordinación del plan.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
febrero 16 de 2021
2021-02-16 08:19 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Tras 348 días, 57 mil fallecidos, más de 2,2 millones de casos, varios meses de cuarentenas y el desplome más profundo de la economía en la historia registrada, hoy arranca en Colombia la vacunación contra el covid-19.

La aplicación de las primeras dosis en territorio nacional llega en momentos en que, al menos, nueve países latinoamericanos ya comenzaron a inmunizar. No obstante, el mapa de la vacunación en la región no refleja un ritmo homogéneo.

Mientras Chile avanza como modelo internacional con alrededor de 10 dosis por cada 100 personas y Brasil ya llega a las 2,3 dosis, Bolivia y Ecuador registran bajos índices de 0,088 y de 0,047, respectivamente. Evidentemente no solo se trataba de dar el pistoletazo de salida de las vacunas sino mantener el ritmo.

El primer reto del plan de inmunización contra el covid-19 en Colombia es asegurar toda la cadena de dosis, desde el suministro internacional hasta la distribución local, para cumplir las metas de aplicaciones. No hay que viajar muy lejos dentro de la región latinoamericana para encontrar naciones donde la vacunación esta hoy estancada.

Las expectativas generadas por la llegada de las 50 mil dosis de Pfizer -y el anuncio de otras 192 mil de Sinovac que llegarán el próximo sábado- son altas dentro de la ciudadanía. Esa “dosis” de esperanza que estos primeros arribos de las vacunas traerán a miles de trabajadores de salud de la primera línea y a adultos mayores debe protegerse a toda costa por parte del Gobierno Nacional.

Una comunicación clara e inequívoca sobre la destinación regional, el ritmo de aplicación y los flujos en el suministro de las dosis ayudarán a entender eventuales demoras y criterios de asignación, entre otras variables del plan de difícil control por parte de las autoridades.

El plan nacional de vacunación no es un carrera de velocidad sino de resistencia. Es decir, es una maratón que pondrá a prueba no solo los principios de equidad, solidaridad y eficiencia que rigen la estrategia sino también su comunicación, logística, coordinación interinstitucional y, en especial, la transparencia.

El escándalo que protagonizaron 487 altos funcionarios públicos peruanos al saltarse la fila de la vacunación es un ejemplo regional de la importancia de hacer respetar los criterios de asignación.

Todos los esfuerzos del Gobierno colombiano para evitar y, en el peor de los casos denunciar, un “vacuna-gate” similar son bienvenidos. Conocidos ya tanto los criterios como las fases y las postulaciones, nadie debe tratar vía corrupción o vía tutela buscar adelantar su turno.

En materia de logística y coordinación los desafíos no son sencillos. No solo es necesario desplegar la sincronización de dosis con ciudadanos, sino también impedir que las dificultades logísticas perpetúen las inequidades de nuestra sociedad.

En otras palabras, la vacunación debe atender con mayor atención su principio rector de la equidad. De poco o nada servirá asegurar un ritmo dinámico de dosis aplicadas si se quedan atrás los que siempre están excluidos: los alejados de las IPS, los rurales y de las zonas apartadas, los que no tienen la aplicación, los enfermos, los discapacitados y los más vulnerables.

La comunicación dentro del plan es otra área que desde ya se está poniendo a prueba. Tanto la desinformación sobre las vacunas como los ataques motivados políticamente serán una amenaza permanente al desarrollo de la vacunación. Un manejo transparente y oportuno de la información es el mejor aliado para correr esta maratón que salva vidas.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes