Francisco Miranda Hamburger
Editorial

El futuro de los cielos

Avianca tomó el camino adecuado al acogerse a la bancarrota, mientras que el Gobierno tiene el reto de diseñar el cielo postcovid. 

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
mayo 13 de 2020
2020-05-13 10:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Hace dos semanas Avianca, la compañía aérea que muchos colombianos aún identifican como propia, le pidió al Gobierno un préstamo para intentar solventar su crisis financiera, agravada por la pandemia del coronavirus.

Esto desató un amplio debate nacional sobre la conveniencia y la oportunidad de que la Casa de Nariño ‘rescatara’ a la aerolínea. ¿Es la centenaria empresa, pionera de la aviación comercial de Colombia y del mundo, ‘demasiado grande para caer’?

En otras palabras, al responder por poco más de la mitad del mercado aéreo doméstico e internacional, la cuestión por varios días fue si la administración Duque no tendría más salida que destinar dineros públicos para salvar Avianca, cualquiera que fuera la estructuración financiera de la operación.

Todo tipo de razones, económicas, financieras y hasta sentimentales fueron esgrimidas para el rescate de la aerolínea. Al fin de cuentas, Avianca no solo transporta la mitad del total de pasajeros nacionales e internacionales, sino también responde por 11 mil empleos directos y unos 6 mil indirectos.

La compañía, de propiedad extranjera y con base en Panamá, tiene un papel crucial en la conectividad aérea en el territorio, y de Colombia con el exterior, por el número de rutas y destinos que opera así como por su aporte de 527 millones de dólares en impuestos directos y 262 millones en indirectos.

También es cierto que Avianca, con ingresos operacionales anuales de más de 4.600 millones de dólares, está enfrentando el cierre de los vuelos a nivel global con una pesada carga de endeudamiento previo.

El problema es que la pandemia de la covid-19 no impactó exclusivamente a Avianca y a los cielos nacionales, sino que aterrizó a toda la industria aérea del mundo. De acuerdo a la IATA, asociación internacional de transporte aéreo, los ingresos de las aerolíneas caerán globalmente unos 314 mil millones de dólares en este año.

Ante semejante debacle, en el último mes distintos gobiernos lanzaron multimillonarios salvavidas económicos a las compañías aéreas. Washington giró un paquete de 50 mil millones de dólares a su industria aérea local, mientras que el gobierno francés le prestó más de 7 mil millones de euros a Air France-KLM, y Alemania unos 10 mil millones a Lufthansa.

Detrás del pedido de ayuda de Avianca llegaron las demás aerolíneas que operan en el país con solicitudes similiares. La más reciente fue Viva Air Colombia, con un crédito de 60 millones de dólares.

Dos semanas después de reconocer públicamente las conversaciones con el Gobierno colombiano para un préstamo, Avianca se acogió este lunes al capítulo 11 de la ley de bancarrota de Estados Unidos, por segunda vez en 17 años. Esta decisión empresarial, que le permitirá ordenar sus cuentas y reestructurar sus deudas, es el camino adecuado para garantizar su supervivencia.

Si bien el Ministerio de Hacienda no le ha cerrado la puerta a un paquete de ayuda a la aerolínea, es válido preguntarse si un préstamo, que no sería solo a Avianca sino que debería cobijar a las demás, es el uso más prudente de los limitados recursos del Estado en plena pandemia. En especial, cuando transitamos hacia la que sería más grave caída de la economía en un siglo.

Avianca debe seguir su ruta del capítulo 11 y el impacto en el sector aéreo colombiano no será menor. Aunque ya las autoridades estén diseñando los protocolos de bioseguridad para el regreso de los vuelos, el futuro de los cielos es hoy incierto. La industria aérea sufriría una transformación más drástica que después del 11 de septiembre de 2001. Solo el distanciamiento social elevaría los tiquetes. El Gobierno enfrenta el reto y la oportunidad de diseñar el cielo post-covid.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes