Ricardo Ávila
editorial

El novelón no termina

A pesar de que Colombia logró una importante victoria en la Organización Mundial de Comercio, la historia de roces con Panamá continúa.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 21 de 2018
2018-10-21 05:30 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Otro capítulo en la disputa comercial entre Colombia y Panamá se produjo a comienzos de este mes. El informe de un panel de expertos de la Organización Mundial de Comercio (OMC) concluyó que Colombia sí ha cumplido con una resolución del organismo que la obligaba a retirar aranceles a las importaciones de textiles, calzado y prendas de vestir provenientes del istmo.

Es un eslabón más de una larga cadena de disputas, porque el ‘novelón’ comercial entre ambas naciones ha tenido golpes de lado y lado y cumple más de una década. En el 2012, la contienda se recrudeció por cuenta de las cargas que Bogotá impuso al calzado y los textiles provenientes de la Zona de Libre de Colón.

Las medidas estaban dirigidas a combatir el comercio ilegal y el contrabando, así como a defender a los productores colombianos de los bienes que llegaban a precios artificialmente bajos y que favorecían, además, el lavado de dinero.

Panamá llevó el caso a la OMC en el 2013 y el organismo le dio la razón. Colombia apeló la decisión en el 2015, pero en el 2016 la OMC ratificó el fallo a favor del país vecino. El tira y afloje siguió porque aquí se retiraron los aranceles, pero fueron reemplazados por dos decretos que endurecían el control aduanero y que dificultaban la entrada de los bienes en cuestión.

El informe del panel de expertos, publicado a principios de octubre, señala que Bogotá sí había cumplido y que las otras medidas estaban en línea con las obligaciones frente a la institución con sede en Ginebra, Suiza.

Más allá de esa victoria, el tema de fondo es que los roces entre las dos capitales no cesan. Además, a este rifirrafe por cuenta de textiles, zapatos y vestuario se le suma el tema de controles a la evasión, en el que Panamá sigue sin entregarle información tributaria a Colombia, a pesar de que las partes acordaron hacerlo ante el Foro Mundial de Transparencia, que lidera la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), hace más de dos años.

En uno de sus primeros actos de gobierno, el presidente Iván Duque se reunió en septiembre con su homólogo de Panamá, Juan Carlos Varela, para acordar –entre otros temas– una hoja de ruta que les permita dirimir sus diferencias y retomar la normalidad en las relaciones bilaterales.

No faltaban aquellos que creían que la situación se había deteriorado por cuenta de una supuesta falta de química entre el mandatario vecino y Juan Manuel Santos. Y aunque la visita al Palacio de las Garzas, localizado en el casco viejo de la capital del istmo, tuvo visos de cordialidad, los buenos deseos siguen sin generar resultados concretos.

Sin duda, la intención de la administración Duque es loable, y qué mejor que el diálogo para solucionar las diferencias, pero a menos que la realidad demuestre lo contrario, seguiríamos casi en las mismas a pesar de que el marcador es ahora más favorable para nosotros. Si bien hay cooperación en áreas como el manejo de la migración irregular o el narcotráfico, la lucha contra el contrabando y la evasión avanza menos de lo que sería deseable.

Mientras que del otro lado de la frontera, los empresarios piden a su presidente que obligue a Colombia a desmontar las acciones en contra de sus exportaciones, a este lado los industriales le recuerdan al Gobierno no bajar la guardia en la batalla contra el comercio ilegal. En el ajedrez también están las inversiones de firmas colombianas en Panamá, que no son menores. Tantos elementos exigen, por decir lo menos, un acto de malabarismo en el que se deben equilibrar las cargas con sutileza para evitar que terminen desperdigadas por el piso.

El ‘culebrón’ arancelario está pendiente de un tercer arbitraje, por cuenta de las sanciones que Panamá le impuso a Colombia en retaliación. Se aproxima, así, un nuevo capítulo en esta interminable novela.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado