Francisco Miranda Hamburger
Editorial

El pie en el acelerador

El tiempo se le agota a Iván Duque para agilizar el plan de reactivación y para obtener las victorias tempranas de los proyectos.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
febrero 14 de 2021
2021-02-14 04:54 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Casi siete meses después de que el presidente Iván Duque lanzara su plan de reactivación económica en el discurso del pasado 20 de julio, Planeación Nacional aprobó el documento Conpes que delinea las estrategias para ejecutarlo.

El conjunto de políticas, llamadas el “Nuevo compromiso por el futuro de Colombia” contempla inversiones por 135 billones de pesos- equivalentes al 12,5 por ciento del PIB nacional- en los próximos cinco años.

El paquete de reactivación económica del Gobierno destinará un 42 por ciento a obras de transporte, 26 por ciento a proyectos mineros y energéticos, 7,2 por ciento a vivienda, 4 por ciento a educación y 3,3 por ciento a las ayudas sociales para los hogares pobres.

La administración Duque aspira a que los 552 proyectos del “Compromiso por Colombia” generen más de dos millones de empleos, encaucen de nuevo a la economía en la senda del crecimiento, sostengan a los hogares golpeados por la crisis y garantizar la vacunación de 35 millones de colombianos.

Precisamente son la reactivación de la economía y el plan nacional de vacunación contra el covid-19 las dos políticas más cruciales para el Gobierno Nacional en su tramo final. Y ambas protagonizan hoy sendas contrarrelojes: la vacunación contra la propagación del coronavirus y sus variantes y la reactivación contra los 18 meses que quedan del cuatrienio.

El más de medio millar de iniciativas incluidas dentro del “Compromiso por Colombia” constituyen un compendio variopinto y heterogéneo. Incluyen desde los aeropuertos de Cartagena por 8,3 billones de pesos- la inversión individual más grande de las 552- hasta la adecuación de la bocatoma de Confines en Santander por 255,7 millones de pesos, y una cancha de césped sintético de fútbol 5 en Belén de los Andaquíes en Caquetá por 400 millones.

Van desde 37 megaobras que superan el billón de pesos- como la primera línea del metro de Bogotá y la vía Buga-Buenaventura- hasta 12 proyectos que registran un costo cero. La cara regional de los 224 proyectos de alcance departamental de la reactivación no es homogénea en todos los territorios. La Guajira concentra 11,9 de los 26 billones regionales, seguidos por Bolívar con 3,4 billones y Bogotá con 2,5 billones.

A todo ese paquete diverso y extendido hay que sumarle las distintas etapas que deben atravesar los distintos proyectos, públicos y privados, para pasar del diseño y consecución de recursos a la ejecución.

Que alrededor del 40 por ciento de las iniciativas del plan de reactivación estén en algún grado de ejecución tras seis meses puede ser interpretada como un avance positivo. No obstante, la miríada de proyectos , en tan disímiles grados de avance, impide que la ciudadanía distinga las obras y, mucho menos, que las reconozca como parte de la reactivación de la economía.

Del manejo de esa doble contrarreloj- la vacunación y la reactivación económica- dependerá la entrada del presidente Iván Duque en su cuarto y último año de mandato. Aunque el Conpes y sus inversiones se extiendan hasta 2026, serán las que avancen en este año, en paralelo con el plan de vacunación, las que podrán considerarse “victorias tempranas” para la administración Duque.

El día de 2009 en el que el presidente de EEUU Barack Obama firmó su ley de reactivación dijo: “Hoy no se señala el fin de nuestros problemas económicos pero sí marca el principio del fin”. Seleccionar esos proyectos representativos y poner el pie en el acelerador marcará el sello del gobierno actual en el largo y lento camino de la recuperación.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes