Ricardo Ávila
Editorial

El repunte que no sucedió

En contra de las previsiones originales, los precios de las acciones que se transan en la bolsa bajan. Hay factores globales y locales en juego. 

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 23 de 2018
2018-10-23 07:36 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Cuando a comienzos del año, los analistas señalaron que la difícil situación por la que había atravesado la economía colombiana había quedado atrás, no faltaron quienes anunciaron que vendrían mejores tiempos para las acciones que se cotizan en la bolsa local. A fin de cuentas, un país que se aprestaba a crecer más rápido debería influir positivamente no solo sobre los balances empresariales, sino en el ánimo de los inversionistas.

Transcurridos casi diez meses del 2018, la sensación es otra. Si bien es cierto que el Producto Interno Bruto le apunta a una expansión incluso mayor que la meta oficial del 2,7 por ciento –de acuerdo con las proyecciones más recientes del Fondo Monetario Internacional–, el desánimo entre quienes le apostaron a la renta variable es grande.

El motivo es evidente. Este martes el índice Colcap descendió otro medio punto porcentual, ubicándose en su punto más bajo desde el 15 de noviembre pasado. En comparación con el nivel del primero de enero, la caída es del 5,3 por ciento. Octubre ha sido especialmente malo, pues en estas tres semanas largas va en 4,7 por ciento.

Los especialistas saben que el balance sería todavía peor, de no ser por Ecopetrol. Gracias al repunte en las cotizaciones del petróleo, el título de la compañía de mayoría estatal muestra un ascenso del 74 por ciento. Tan solo un puñado de otras especies se encuentra en negro, con lo cual el mensaje es que casi nadie ha salido indemne del vendaval.

Desde el punto de vista de aquello que se conoce como los fundamentales, hay precios que no tienen lógica. Diferentes expertos identifican acciones cuyo valor de mercado es menos de la mitad de lo que dicen los modelos financieros o los múltiplos de compañías comparables en otras partes del mundo.

Sobre el papel aparece un espacio inmenso para obtener ganancias, que en más de una decena de casos superarían el 20 por ciento. Por tal motivo, no les falta razón a aquellos asesores que insisten en que aquí existen oportunidades interesantes, las cuales se materializarían cuando las aguas vuelvan a su curso.

Sin embargo, vale la pena tener en cuenta otros factores. De un lado, las circunstancias en el planeta son diferentes. El fortalecimiento del dólar como resultado del alza en los tipos de interés que maneja el Banco de la Reserva Federal en Estados Unidos hace relativamente más atractivas las inversiones en esa moneda. Las estadísticas revelan que la salida de capitales de los mercados emergentes se mide en decenas de millones de dólares.

La contracción en los índices accionarios no es exclusiva de Colombia. En Chile, el saldo en rojo se acerca al 9 por ciento, en Perú al 8 y en México supera el 7 por ciento. Tan solo Brasil avanza, debido al entusiasmo que entre los dueños del dinero ocasiona la previsible elección de Jair Bolsonaro como presidente del país.

Aparte de lo anterior, hay una realidad que desnuda las debilidades propias del mercado de valores colombiano, que es una plaza de baja liquidez. La salida de compradores extranjeros da lugar a una gran oferta que deprime las cotizaciones, pues los compradores de aquí no alcanzan a compensar esas ventas. Es una especie de secreto a voces que el cambio de estrategia de un fondo foráneo que prefirió llevarse sus recursos a otra parte causó repercusiones que todavía no terminan.

Tampoco hay que olvidar los sobresaltos en materia cambiaria. Hasta hace poco el peso aguantó los embates del dólar, gracias a la tendencia alcista del petróleo, pero ahora que el barril de Brent se acerca a los 76 dólares, la red se ve menos fuerte, lo cual explica que la tasa representativa del mercado para hoy esté en su punto más alto en cerca de dos años. Tales circunstancias hacen recordar que en medio de la volatilidad, la mejor estrategia es la prudencia.

Ricardo Ávila Pinto 
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado