close
close
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

El tiempo que nunca volverá

No se debe olvidar el inmenso daño que la férrea resistencia de los sindicatos de maestros a la presencialidad infligió a millones de niños y niñas.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
diciembre 22 de 2021
2021-12-22 08:59 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El pasado lunes el ministro de Salud, Fernando Ruíz y la ministra de Educación, María Victoria Angulo anunciaron el retorno a la presencialidad total en el sector educativo del país. La Resolución 2157 de 2021 levantará las medidas de aforo limitado y distanciamiento social para los centros educativos -desde jardines infantiles hasta universidades- y las distintas actividades como alimentación, transporte y actividades curriculares complementarias.

Que las puertas de los colegios y demás instituciones de educación y formación se abran sin restricciones es una excelente pero tardía noticia para los niños, niñas y adolescentes del país. En una economía con una reapertura completa de las actividades productivas -incluidos los bares y el entretenimiento nocturno- y con un retorno a las oficinas y a la interacción social, las escuelas públicas se mantuvieron cerradas por demasiado tiempo.

Un tiempo que, en cuestión de aprendizaje y desarrollo sicosocial, nunca volverá ni se podrá recuperar del todo. Una de las consecuencias socioeconómicas más graves de la pandemia de la covid-19 ha sido el impacto de la clausura de jardines y colegios en aproximadamente 1.600 millones de estudiantes tanto en Colombia como alrededor del mundo. Un reciente estudio del Banco Mundial, Unicef y Unesco calculó en unos 17 billones de dólares los ingresos vitalicios que perderán los niños y jóvenes del planeta por los cierres de las escuelas.

El sistema educativo colombiano no es ajeno a esta crisis educativa mundial. Un reporte de la universidad de los Andes y el BID registró que, en el primer semestre de 2021, el 40% de los alumnos frenaron su proceso de aprendizaje, o incluso “olvidaron” lo aprendido. Además, solo el 15% tuvo una experiencia educativa presencial y el 82% aprendieron por vía WhatsApp. Es ingenuo pretender que casi dos años de educación por medio de una plataforma de mensajería, instantáneamente no tenga mayor impacto en la calidad académica y en el estado sicológico de los niños y niñas.

Lo que es aún más grave es que en este año la brecha de presencialidad entre los colegios privados y las escuelas públicas en Colombia no hizo más que agrandarse. Mientras una buena parte de los estudiantes privados retornó a presencialidad total durante el primer semestre de 2021, con corte a finales de octubre más de dos millones de alumnos del sistema público no gozaban de ningún tipo de clases presenciales.

Las tareas para el retorno en 2022 no están completas. Quedan muchas instituciones educativas con falencias de infraestructura para mantener los protocolos de bioseguridad. Las autoridades educativas deben rastrear a los miles de desertores en estos 21 meses de cierre y tratar de que regresen a las aulas. Asimismo se deben desplegar planes de nivelación para el choque en aprendizaje y en desarrollo sicosocial de la mayoría de los estudiantes.

Jamás el país debe olvidar el inmenso daño que la férrea resistencia de los sindicatos de maestros oficiales a la presencialidad infligió a millones de niños y adolescentes colombianos. Jamás se debe olvidar que, a pesar de la vacunación específica para profesores y miembros de la comunidad educativa, colegios y escuelas oficiales siguieron sin abrir, ni siquiera en alternancia, con el apoyo de los sindicatos, congresistas y hoy aspirantes al Congreso. Jamás se debe olvidar que Colombia cerró por tanto tiempo sus centros educativos, con aplauso de tantos líderes políticos y la inacción de otros tantos, y no defendió el bienestar de los estudiantes. Solo si no se olvida, se podrá evitar que se repita en el futuro.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes