Francisco Miranda Hamburger
Editorial

El turno para Colombia

Presidir el banco CAF es un turno que el país debe perseguir hasta el final.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
junio 16 de 2021
2021-06-16 11:24 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Hace dos días se venció el plazo del directorio de la CAF para la inscripción de los candidatos para la elección del próximo presidente ejecutivo de la entidad. Dos nombres se disputarán la cabeza de este banco de desarrollo latinoamericano: el argentino Christian Asinelli, actual subsecretario de Relaciones Financieras para el Desarrollo de la Presidencia de Argentina y el colombiano Sergio Díaz-Granados, actual director ejecutivo por Colombia ante el BID.

La postulación del exministro samario se inscribió en remplazo de la de Alberto Carrasquilla y con el respaldo de Colombia, Perú, Ecuador y la banca privada- esto es, 7 votos de los 19. Si bien el exministro de Hacienda cuenta con todas las credenciales académicas, intelectuales y profesionales para competir por el cargo, su salida accidentada del Gobierno, en medio de protestas en contra de la reforma tributaria que lideraba, terminó por constituir un pesado equipaje político.

El recambio por Díaz-Granados le da a la Casa de Nariño una aspiración fresca para promover dentro de la región y una carta sólida con la experiencia requerida en materia de banca multilateral, estructuración de proyectos de desarrollo y conocimiento de las realidades de América Latina. El gobierno Duque debe desplegar todo su músculo diplomático para que, por primera vez en sus 50 años de historia, la CAF sea presidida por un colombiano.

Colombia, junto con Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia, se cuenta dentro de los fundadores de la Corporación Andina de Fomento, que inició operaciones en 1970. Con sede en Caracas, la CAF ha sido dirigida por tres bolivianos, dos ecuatorianos y un peruano. Hoy cuenta con 19 países- 17 de América Latina y el Caribe, España y Portugal- y 13 bancos privados de los países fundadores como accionistas y en medio siglo ha financiado operaciones por más de 188 mil millones de dólares.

El banco CAF es uno de los protagonistas de la banca multilateral regional. En 2020 reportó la cifra récord de 14.174 millones de dólares en aprobaciones y alrededor de seis mil millones estuvieron destinados a la respuesta de los países latinoamericanos a la pandemia del coronavirus. Otros dos mil millones de dólares se concentraron en proyectos de infraestructura digital, terrestre y energética.

Es crucial que un colombiano lidere por primera vez la CAF en la difícil coyuntura social y económica que atraviesa América Latina y el Caribe. Tras más de 15 meses de pandemia ha quedado claro que la región será de las más golpeadas en el mundo por la irrupción del coronavirus. Todos los países requerirán del mayor esfuerzo de las entidades de la banca multilateral para fortalecer los sistemas de salud, mitigar los impactos sociales, reconstruir el tejido empresarial e inyectar recursos para dinamizar las economías vía infraestructuras de transporte, entre otras. Además, el banco requiere de mayor audacia para profundizar la integración regional y robustecer instrumentos como las alianzas público-privadas.

El pulso por la CAF inevitablemente refleja los reacomodos ideológicos que hoy experimenta América Latina. La diplomacia económica colombiana necesita anotarse este logro no solo para fortalecer el papel del país en el entorno regional, sino también para que el sector público y privado nacional cuenten con un aliado en sus estrategias de reactivación. Presidir el banco CAF es un turno que Colombia debe perseguir hasta el final.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes