Ricardo Ávila

Entre la espada y la pared

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
junio 19 de 2014
2014-06-19 04:46 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Todos los años por esta época el Ministerio de Hacienda cumple con la obligación fijada en la ley 819 del 2003, consistente en presentarle al Congreso un extenso documento que lleva el título de Marco Fiscal de Mediano Plazo.

El reporte -de más de 250 páginas- no solo evalúa lo sucedido en el pasado cercano o lo que viene en el futuro inmediato, sino que hace proyecciones para la década que viene, algo que permite evitar sorpresas en las cuentas públicas y, en lo posible, reaccionar a tiempo.

El balance en esta ocasión es, a primera vista, satisfactorio. Tal como ha sido la norma en los últimos tiempos, la situación de las finanzas estatales parece estar bajo control. Es cierto que hay un saldo en rojo importante en el caso del Gobierno Central -de más de 18 billones para el 2014- pero como proporción del Producto Interno Bruto la cifra llega al 2,4 por ciento, que es un nivel muy manejable y se encuentra por debajo de los registrados hace un lustro. Además, si la foto se amplía al sector público consolidado, el faltante disminuye sustancialmente.

No obstante, un análisis más detallado muestra que hay desafíos importantes en el camino. El primero tiene que ver con los ingresos totales, calculados para este año en casi 130 billones de pesos, de los cuales unos 113 billones corresponden a la parte tributaria y la mayor parte del saldo a recursos de capital, especialmente los cuantiosos dividendos que paga Ecopetrol.

Aunque dicha suma parece factible a la luz de la evolución de los recaudos en estos meses, las dudas comienzan a aparecer a partir del 2015. La razón es que el impuesto al patrimonio, que aporta 4,2 billones anuales, concluye su vigencia en el presente ejercicio. A su vez, el gravamen a los movimientos financieros, más conocido como el cuatro por mil, pasaría a la mitad el primero de enero, lo cual implica 3,2 billones de pesos menos, de un total de 6,4.

Cuando se compara la cifra que va a dejar de obtenerse con lo que dice el Marco Fiscal para el próximo año, en el que el objetivo es que el Gobierno Central reciba cerca de 140 billones de pesos, es evidente que las cuentas no dan, a menos que exista una reforma tributaria. Ese es el motivo por el cual los analistas ven inevitable una propuesta en ese sentido, que deberá ser radicada en la legislatura que comienza el 20 de julio.

En lo que hace a los gastos las cosas tampoco son fáciles. En el 2015 se supone que el aumento debería estar limitado a un 7,3 por ciento para llegar a más de 159 billones de pesos, pues de lo contrario el déficit crecería proyectado. El problema es que en los años pasados esa dinámica ha sido mucho más elevada y esto es sin incluir las onerosas promesas que se hicieron en la campaña presidencial.

Como si todo lo anterior fuera poco, en un escenario más largo el panorama se ve aún menos despejado. Y es que no solo la regla fiscal obliga a que el saldo en rojo de las finanzas disminuya gradualmente, sino que los supuestos de ingresos se apoyan en un precio del petróleo igual o mayor a los 100 dólares por barril, algo que la mayoría de los expertos considera improbable dadas las realidades del mercado global.

A su vez, los gastos también tendrían que ponerse en cintura. Tal vez lo más difícil de creer es que el capítulo de servicios personales se reduzca del equivalente del 2,4 por ciento del Producto Interno de ahora al 2 por ciento en el 2021, pues eso implicaría fuertes recortes en la nómina oficial.

Todo lo anterior señala que si la próxima administración desea asumir con seriedad el desafío de financiar la larga lista de programas con los que se ha comprometido, va a tener que tomar el toro por los cuernos y buscar más ingresos.

De lo contrario tendría que acudir a un mayor endeudamiento -algo que también está limitado por la regla fiscal- o a recortar la inversión pública. Y ninguna de esas opciones es atractiva.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado