Ricardo Ávila

Hora de pasar la página

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
marzo 20 de 2014
2014-03-20 02:55 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Es muy posible que la polémica en torno a la decisión adoptada por la Casa de Nariño con respecto a Gustavo Petro, dure semanas e incluso meses. En un país en el que buena parte de la ciudadanía cree tener credenciales para hablar de temas jurídicos, siempre será fácil conseguir partidarios que prolonguen los debates en torno la postura de la Casa de Nariño, al aceptar la orden de destitución impartida por el Procurador General o de aquella que privilegiaba las medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Pero tras el anuncio hecho por Juan Manuel Santos, lo que procede ahora es pasar la página y pensar en el futuro del Distrito Capital. Así suene obvio, el ejercicio es clave, pues el retroceso de Bogotá es evidente, tal como lo revelan diversos indicadores.

Para comenzar, la seguridad se ha deteriorado de forma inquietante. La encuesta semestral que elabora la Cámara de Comercio reveló ayer que el índice de victimización llegó al 47 por ciento, 16 puntos porcentuales más que en la medición pasada. En tres de cada cuatro casos de crimen, el delito más recurrente fue el hurto, encabezado por el robo de celulares. Con razón, la percepción de inseguridad también subió, pues 52 por ciento de los habitantes de la metrópoli habló de un empeoramiento, lo que representa un alza de 12 puntos porcentuales.

De tal manera, cualquier plan de acción tiene que comenzar con este frente. Sin desconocer que el plan cuadrantes ha sido bien calificado, hay que liderar acciones contundentes para poner a raya a los delincuentes. Esto requiere aumentar patrullajes y controles callejeros, al igual que una labor de inteligencia más eficaz en contra de las bandas que se han venido fortaleciendo.

Un segundo tema prioritario, es el de la movilidad. La exasperación que despierta la calidad del servicio del sistema Transmilenio es una de las muchas aristas de un nudo de anzuelos que, ante la falta de respuesta oficial, cada día que pasa se vuelve más difícil de desenredar. Y es que independientemente del método de transporte que se utilice, los estudios demuestran que los tiempos de desplazamiento han aumentado.

Si bien algunas soluciones –como el anhelado metro o el desarrollo de nuevas vías– tomarán años, hay otras que pueden producir resultados en un lapso más breve. Por ejemplo, hay que buscar una mayor oferta de buses en las troncales que dispongan de capacidad para aumentar el volumen de pasajeros, lo cual implica sentarse con los operadores privados sin el sesgo ideológico que impedía el diseño de fórmulas efectivas.

No menos importante es recuperar la capacidad de ejecución de la administración distrital en lo que hace al mantenimiento de vías. El atraso en esta materia es descomunal, pero la brecha en lugar de cerrarse se amplió por cuenta de la pobre gestión del Instituto de Desarrollo Urbano. Por más peregrina que sea la necesaria labor de tapar huecos, incide en la fluidez del tráfico vehicular y en los propios índices de empleo.

Y hablando del mercado laboral, sería apropiado que los cambios en el Palacio Liévano permitan superar la incertidumbre que ha afectado a la capital en áreas como la construcción de vivienda. Más allá de la actividad que se nota en los estratos altos, la verdad es que el sector edificador se encuentra deprimido ante la falta de señales claras, lo cual ha costado unos 70.000 puestos de trabajo. De especial importancia es acabar con la incertidumbre sobre el Plan de Ordenamiento Territorial que se encuentra pendiente de una demanda en los tribunales.

Todo lo anterior deja en claro que la lista de cosas por hacer que tiene ante sí el alcalde encargado, Rafael Pardo, es larga y compleja. Por tal motivo, lo primero que merece es recibir un mensaje de unidad de las diferentes fuerzas políticas, para que pueda llenar los vacíos actuales y le ayude a Bogotá a recuperar el tiempo perdido.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado