Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Inseguridad urbana

El creciente deterioro de la seguridad en las grandes ciudades requiere más medidas inmediatas de choque que una discusión estructural.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
septiembre 13 de 2021
2021-09-13 10:16 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

No pasa una semana sin que los medios de comunicación y las redes sociales registren casos de atracos masivos y robos en las ciudades del país. Constantemente quedan grabados en cámaras y celulares dramáticos episodios en los que los delincuentes incluso disparan armas de fuego sobre inocentes transeúntes para robarles sus pertenencias.

Si bien una mayoría de hurtos registrados en los medios se presentan en Bogotá, el deterioro de la seguridad ciudadana es un fenómeno presente en la mayoría de grandes urbes. De acuerdo a la más reciente encuesta Invamer, entre abril y agosto, el porcentaje de colombianos que identifica la inseguridad como “el principal problema de Colombia en estos momentos” se duplicó al pasar del 7 al 15 por ciento.

De hecho, el 96 por ciento de los colombianos considera que la seguridad está empeorando en el país. Este es el nivel de pesimismo en este tema más alto en casi trece años de mediciones. La preocupación por la inseguridad es hoy mayor al de la corrupción -91 por ciento-, el desempleo -80 por ciento- y la economía - 79 por ciento-.
El contraste entre la urgencia de los ciudadanos sobre esta problemática y su poca discusión en la campaña presidencial y otros espacios de debate público es descorazonador.

El fenómeno es tan generalizado que superó hace meses el tradicional dilema entre la percepción de inseguridad y la realidad de la victimización. La situación es tan grave que el gremio de los comerciantes ha advertido que los robos generalizados son un factor que pone en riesgo el ritmo de la reactivación.

Lo que es peor: ahora los expertos en el tema, como el centro Futuros Urbanos, discuten el incremento en la violencia asociada a estos hechos de delincuencia, la expansión del robo de celulares a tarjetas de crédito y licencias de conducción y la mayor sofisticación en la planeación de los hurtos. Algunos ejemplos son los asaltos masivos a restaurantes, así como ciudadanos que terminan asesinados o gravemente lesionados en medio de los robos.

La reapertura generalizada de las actividades económicas ha estado en el centro de este aumento de la delincuencia. La tentación de culpar a la crisis social de la pandemia por la inseguridad es alta y ya se escuchan voces políticas que reviven la peligrosa relación entre pobreza y delincuencia, así como entre migración y delincuencia. El primer llamado es a evitar el populismo en esta materia y recoger lo aprendido en décadas de investigación seria y aprendizaje de políticas públicas de seguridad urbana en Colombia.

Las respuestas del Gobierno Nacional y de las administraciones locales giran más hoy en torno a una discusión estructural- incluyendo la presentación de proyectos de ley- que a las medidas de choque que la ciudadanía necesita y está demandando. La zozobra de los habitantes por la vulnerabilidad en el espacio público no cede y requiere de atención especial e inmediata, en especial, de una administración nacional del partido Centro Democrático, cuyo discurso político gira en torno a la capacidad de brindar seguridad.

Es claro que no existe una solución única ni fórmula mágica para enfrentar tanto la comisión de esos delitos, con más violencia y sin control, como la sensación de miedo permanente de los ciudadanos. Hay que encontrar rápido ese cóctel entre pie de fuerza, medidas específicas, concentración de policías y mejor coordinación con la administración de Justicia, y un balance entre acciones de corto plazo y las reformas de más largo aliento.

​Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes