Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Inseguros en la ciudad

Si bien la percepción de seguridad no se puede despegar de la pandemia, el miedo de los ciudadanos merece más atención.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
febrero 11 de 2021
2021-02-11 07:45 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

La reanudación de la mayoría de actividas económicas en la segunda mitad del año pasado trajo consigo un efecto indeseado: el deterioro en la percepción de seguridad en las grandes capitales del país.

Las cifras oficiales de las autoridades muestran que la mayoría de delitos de alto impacto se redujeron en el territorio nacional durante el año pasado.

Con la mayoría de las ciudades en medio de cuarentenas generalizadas, toques de queda y otros cierres y restricciones, distintos tipos de hurtos y hasta homicidios marcaron importantes bajas. No obstante, en el caso particular de Bogotá, el hurto de bicicletas fue una excepción, de acuerdo a los datos de las autoridades distritales.

A pesar de estas tendencias que muestran las estadísticas, tanto en la capital de la República como en el resto de grandes ciudades, los ciudadanos reportan bajas percepciones de seguridad en sus barrios y en la ciudad en general.

En noviembre pasado una encuesta de la Red de Ciudades Cómo Vamos mostró que el 7 por ciento de los bogotanos se siente seguro en la capital. Este mismo indicador para Cali, Barranquilla y Medellín es de 11, 26 y 27 por ciento, respectivamente.

Al creciente hurto de bicicletas se suman todos los días noticias en la televisión y la radio sobre distintas modalidades de delincuencia como el infame “paseo millonario”, hurtos en motocicleta, agresiones en los sistemas de transporte público y robos masivos en buses.

La ubicuidad de las redes sociales y el mayor número de cámaras de vigilancia públicas y privadas les ha permitido a ciudadanos del común, negocios y la Policía Nacional la grabación de la comisión de esos hurtos y delitos, y su circulación en las plataformas de internet.

Al impacto en la percepción de seguridad ciudadana de estos videos y redes sociales, se suma la inseguridad general que desata la situación de pandemia que atraviesa Colombia y el mundo entero.

Millones de colombianos han perdido sus empleos, otros están confinados en sus hogares y expuestos a la violencia familiar y un porcentaje importante siente temor al contagio del coronavirus, preocupación, nerviosismo y soledad.

La más reciente Encuesta de Percepción y Victimización de la Cámara de Comercio de Bogotá reportó que el 76 por ciento de los capitalinos creen que en 2020 la inseguridad urbana ha aumentado, el más alto en los últimos 5 años y 16 puntos porcentuales por encima del registro de 2019.

En el caso de las mujeres, ese indicador se eleva a 81 por ciento y para acudir al comercio este dato es de 77 por ciento. Más allá del eterno debate sobre percepción y realidad, que cuatro de cada mujeres se sientan inseguras en Bogotá es un indicador que no se debe despreciar.

El Gobierno Nacional ya ha anunciado unos 33 mil policías para reforzar el pie de fuerza en las ciudades. La capital del país recibiría 1.500 nuevos uniformados entre marzo y septiembre de este año. Estas son medidas bienvenidas que deben hacerse realidad lo más pronto posible. Pero los aumentos de pie de fuerza son solo un aspecto dentro del abanico de estrategias que las alcaldías de las ciudades pueden implementar.

En Bogotá la brecha entre percepción -76 por ciento- y victimización -17 por ciento- es alta. Esto indica que una parte de los esfuerzos deberían orientarse en amainar esas crecientes preocupaciones y angustias ciudadanas.

Si bien la incertidumbre asociada a la pandemia genera un entorno de inseguridades, el miedo de los ciudadanos daña el entorno de negocios y amenaza con frenar el ritmo de la reactivación.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes