Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Inversiones sostenibles

El impacto de la pandemia en las empresas será una prueba de fuego para los compromisos ambientales, sociales y de gobernanza.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
septiembre 23 de 2020
2020-09-23 09:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Hace precisamente 50 años Milton Friedman, Premio Nobel de Economía en 1976, publicó en la revista de The New York Times un famoso ensayo titulado: “La responsabilidad social de las empresas es aumentar las utilidades”.

Por cinco décadas esta pieza periodística de uno de los economistas más influyentes del siglo XX marcó la discusión del rol de las compañías y sus líderes ejecutivos frente a los entornos socioeconómicos y ambientales donde operan. Para Friedman y varias generaciones de directivos corporativos la máxima responsabilidad era con los accionistas y las ganancias más que con el resto de la sociedad.

Lo cierto es que desde hace varios años esa visión ha sido contrastada con varias tendencias sobre responsabilidad social corporativa, capitalismo responsable y otros llamados a integrar a la toma de decisiones corporativas otras audiencias como los empleados, los proveedores, las comunidades, los Gobiernos, etc.

De hecho, el año pasado, la organización empresarial estadounidense Business Roundtable, que convoca algunas de las corporaciones más grandes de Norteamérica, publicó una declaración con la firma de 181 presidentes con el compromiso de liderar sus companías al beneficio no solo de sus accionistas sino de otros grupos de interés como clientes, trabajadores, comunidades y proveedores.

La discusión ha conducido a la creación de distintas iniciativas globales que promueven aspectos como la sostenibilidad corporativa y los llamados principios de inversiones sostenibles y responsables (PRI por sus siglas en inglés).

En resumen, estos principios buscan que las empresas incorporen en su toma de decisiones corporativas, sus inversiones y en sus acciones, criterios de corte ambiental, social y de gobierno corporativo (ASG).

Asimismo, los inversionistas globales cada vez más inyectan recursos a proyectos y compañías con un buen récord en consideraciones ASG.

En principio se podría pensar que el impacto severo de la pandemia en las empresas en todo el mundo subordinaría los temas ASG al objetivo crucial de sobrevivir, resistir y resurgir. No obstante, la crisis del coronavirus ha resaltado la preocupación sobre la salud, las condiciones laborales, la inequidad de género, los salarios, el cambio climático, la brecha digital, entre otras problemáticas.

Colombia no es ajena a estas tendencias globales. Hasta el momento de escribir estas líneas, 18 entidades, fondos de pensiones, bancos y fondos de inversión han suscrito los Principios de Inversión Responsable. En América Latina Brasil lidera con 65 organizaciones, seguida por México con 21 y en tercer lugar, Colombia.

En otros frentes de inversiones sostenibles están, por ejemplo, la emisión de bonos verdes. Desde 2018 se han colocado más de dos billones de pesos y se ha avanzando en los marcos normativos. También se incluyen bonos sociales con enfoque de género, el primero de los cuales en América del Sur fue emitido por una institución financiera colombiana.

En el mundo actual, con tanta información por redes sociales y una creciente preocupación de distintos grupos de interés por el comportamiento empresarial, la atención a los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo ha ganado importancia.

Un caso reciente fue la caída del presidente de la minera anglo-australiana Rio Tinto, Jean-Sébastian Jacques, quien, a pesar de sus positivos resultados empresariales, se vio forzado a renunciar por la destrucción de dos sitios aborígenes en Australia. En conclusión, medio siglo después del ensayo de Friedman, compiten esas dos visiones del papel del empresariado. Sin embargo, ignorar hoy los entornos socioeconómicos y ambientales es un lujo que muchas empresas no pueden darse.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes