Francisco Miranda Hamburger
Editorial

La contrarreloj de Minhacienda

La reforma tributaria 2.0 es la oportunidad para la Casa de Nariño de cumplir la promesa de no tocar la clase media y el IVA.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
junio 03 de 2021
2021-06-02 10:54 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El Gobierno Nacional enfrenta actualmente un difícil dilema: ¿Presentar una nueva reforma tributaria en el último tramo de la legislatura del Congreso de la República y en medio del paro nacional o esperar a un ambiente político más tranquilo a partir del 20 de julio?

(Vea: Un avance agridulce / Opinión de Francisco Miranda Hamburger).

Las primeras semanas de José Manuel Restrepo como ministro de Hacienda han estado marcadas por el diálogo con distintos actores sociales, gremiales y políticos, así como por la búsqueda de un consenso parlamentario que asegure un tránsito menos turbulento del nuevo ajuste fiscal.

Desde su designación, Restrepo ha enviado los mensajes adecuados para avanzar en esos acuerdos. Por ejemplo, desescaló las ambiciones de recaudo de la hundida reforma tributaria de su antecesor, Alberto Carrasquilla. Además, le garantizó al país que la clase media no sufriría ningún alza de impuestos ni que se modificaría el IVA, puntos sensibles para la opinión pública.

(Vea: Reaperturas urbanas / Opinión de Francisco Miranda Hamburger).

El jefe de las finanzas públicas ha incluido también en su discurso la urgencia de conseguir recursos adicionales para extender los programas de ayudas sociales y para empresas surgidos por la pandemia. Hoy el Estado colombiano no cuenta con dinero suficiente para el mantenimiento de Ingreso Solidario y el subsidio a la nómina (PAEF), que fueron efectivos en mitigar los impactos en pobreza y en sostenibilidad empresarial que trajo la crisis del coronavirus.

A pesar de esos mensajes de diálogo y consenso, la agencia Standard and Poor’s le bajó la calificación crediticia al país y despertó una inevitable discusión nacional sobre la imperiosa necesidad de que el Gobierno Nacional demuestre, vía aprobación de una reforma tributaria 2.0, que cuenta con una hoja de ruta clara y viable hacia la sostenibilidad fiscal.

(Vea: La vacunación privada / Opinión de Francisco Miranda Hamburger).

A lo anterior se añaden las propuestas que la Andi y otros gremios de la producción han mantenido sobre la mesa para el diseño de un ajuste fiscal que caiga mayoritariamente sobre los hombros de las empresas, del sector privado y los colombianos más ricos. De hecho, las cuentas del Ejecutivo contemplarían un proyecto con un monto alrededor de los 15 billones de pesos que incluiría varias fuentes de financiación como la austeridad del gasto público, lucha contra la evasión, venta de activos públicos y tributos a empresas y a la población más pudiente.

El reloj de la reforma tributaria 2.0 no solo corre desde los tiempos del Congreso de la República sino también desde la coyuntura política del paro nacional. Recientes encuestas ratifican que para la mayoría de los colombianos el mes de protestas que ha experimentado el país se motivan y justifican por el fallido proyecto anterior. Sin avances tangibles en la negociación con el Comité del Paro y apenas despejando los bloqueos ilegales a las vías, no parece ser el mejor momento para oficializar el articulado de ajuste fiscal y gasto social, surgido del ejercicio de diálogo del ministro Restrepo.

(Vea: No más bloqueos / Opinión de Francisco Miranda Hamburger).

Sin embargo, el Gobierno Nacional debe darle prisa a ese “mal paso” de radicar la reforma tributaria 2.0 en el Congreso. No serán pocos los legisladores que no quieran verse nuevamente inmersos en la aprobación de nuevos impuestos a menos de un año de las elecciones parlamentarias. Pero, es la oportunidad para la Casa de Nariño de cumplir la promesa de no tocar la clase media y el IVA, de recoger la propuesta generosa de los empresarios y el sector privado, garantizar recursos para las ayudas sociales y enviar un mensaje nítido a las calificadoras.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes