close
close
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

La discusión del mínimo

Es momento de arrancar, así sea de manera informal, con las discusiones tripartitas: Gobierno, gremios privados de la producción y sindicatos.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
octubre 12 de 2021
2021-10-12 11:41 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Si bien el pulso por la definición del salario mínimo del año entrante no dará inicio formal hasta que el Gobierno no instale la Mesa de Concertación Laboral hacia noviembre, el ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera anunció que esta semana se daría una reunión informal para empezar a hablar del tema.

Es momento de arrancar, así sea de manera informal, con las discusiones tripartitas -Gobierno, gremios privados de la producción y sindicatos- para el aumento de la remuneración mínima mensual legal en Colombia. Las razones son varias. En primer lugar, el salario mínimo para 2022 será crucial para un empresariado grande, mediano y pequeño que ha sostenido en este 2021 el peso de la reactivación de la economía nacional.

Aunque es cierto que muchos puestos de trabajo recuperados responden a la informalidad y cuentan con una menor calidad, la reducción del rezago entre la recuperación de los empleos y el crecimiento del PIB en este año -va en 424 mil en el más reciente dato- es innegable. El debate tradicional sobre el impacto de un elevado aumento del mínimo en la necesaria generación de empleos del sector privado se repetirá, pero en un entorno distinto a años anteriores.

En 2022 la dinámica de crecimiento de la economía colombiana se estabilizará y será urgente que la creación de puestos de trabajo se mantenga. Ese doble objetivo -seguir creciendo el PIB y continuar el cierre de la brecha de empleos- estará ligado a los siempre altos costos de generar un puesto de trabajo formal y estable en Colombia.

En segundo lugar, la tendencia al alza de la inflación impactará los cálculos de empresarios y trabajadores en sus posturas iniciales de negociación. La subida en los precios, generada por la reactivación, los paros y las disrupciones del comercio global, podría cerrar el año en un 4,7 por ciento, de acuerdo a la encuesta de expectativas del Banco de la República de octubre. Este es un nivel alto, si se tiene en cuenta que los aumentos para 2019 y 2020 fueron del 6 por ciento.

Tercero, el choque de la pandemia en el mundo laboral en el país, y en el resto del mundo, se ha traducido en la irrupción imparable de nuevas modalidades como el trabajo remoto, la masificación de la digitalización con sus efectos en productividad y la consolidación de alternativas laborales como las apps y plataformas digitales, entre otras tendencias. La Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales debería abordar estos cambios, algunos drásticos, a la realidad del trabajo y buscar definiciones concertadas más allá del porcentaje de aumento del salario mínimo.

No menos importante ha sido la designación de David Card como uno de los ganadores del Premio Nobel de Economía de este año. Por muchos años se han usado las conclusiones de un trabajo académico del recientemente laureado economista como argumento para defender que el aumento del mínimo no afecta el nivel de empleo. Será inevitable que este año el debate del salario traiga a colación el aporte de Card, mucho más centrado en la metodología y uso del experimento natural que en los resultados específicos de Nueva Jersey a principios de los años noventa.

Todo este entorno de choques de la pandemia, de retos en la productividad laboral y en la urgencia de sostener la reactivación y la recuperación de empleos no es garantía que, al final de cuentas, el Gobierno Nacional termine definiendo el aumento del mínimo en los últimos días de diciembre. Se habrá perdido una oportunidad no solo de concertar sino también de rediseñar y repotenciar ese espacio tripartito.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes