Francisco Miranda Hamburger
Editorial

La nueva reactivación

El centro de la nueva agenda económica debe ser ahora la mitigación del impacto, la reducción de la incertidumbre y la promoción de la equidad.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
mayo 19 de 2020
2020-05-19 09:37 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Por año y medio, el presidente Iván Duque concentró buena parte de sus mensajes alrededor de una ‘agenda de reactivación económica’.

Prácticamente desde su discurso de posesión, el primer mandatario enfocó los esfuerzos de su administración en el desarrollo de varios puntos de esa agenda. El eje central era el fomento al emprendimiento y la inversión mediante un marco legal que aliviara las cargas tributarias a las empresas. La Casa de Nariño logró aprobar no una, sino dos reformas tributarias en años consecutivos en línea con esta promoción al sector privado

Otros aspectos también mencionados por Duque eran el fortalecimiento de la seguridad jurídica, la modernización de la Dian y la simplificación y eliminación de trámites -‘Estado Simple, Colombia Ágil’-. Los elementos de una eventual reforma al mercado laboral fueron incluso discutidos sin haber avanzando en materia legislativa.

Esta narrativa de la agenda de la reactivación económica estuvo detrás de los positivos resultados obtenidos por el Gobierno en materia de crecimiento del PIB, consumo, atracción de inversión y confianza de los empresarios.

Dos de las más persistentes críticas al desempeño económico de la Casa de Nariño fueron, durante 2019, la creciente tasa de desempleo y el preocupante estancamiento en los resultados en la lucha contra la pobreza.

En resumen, a principios de este año, el mensaje gubernamental de ‘Crecimiento con Equidad’ arrancó con un desequilibrio: la economía colombiana había recuperado una senda positiva al compararse con el conjunto de países latinoamericanos, mientras que la agenda de equidad marchaba a paso mucho más lento.

Entonces llegó la pandemia del coronavirus, descarriló el tren del crecimiento y ahora Colombia transita hacia el que podría ser el peor año de su historia económica en 100 años.

Así como los expertos invitan a la adaptación económica y social al coronavirus, el presidente Duque enfrenta la urgente necesidad de adaptar su narrativa sobre la economía.

Las señales que ha enviado el primer mandatario en estos 57 días de cuarentena obligatoria reflejan un Ejecutivo preocupado por el balance entre las medidas sanitarias y sus impactos económicos.

Pero, conforme el confinamiento como lo experimentamos en abril se flexibilice, el severo choque económico hundirá no solo los indicadores del segundo trimestre, sino las expectativas de millones de colombianos. Al temor que genera la pandemia en muchos se sumará la incertidumbre por la pérdida de ingresos, empleos o ambos.

En otras palabras, es momento para la generación de una nueva agenda de reactivación económica.

Si bien el Gobierno no ha dejado de tomar medidas en varios frentes y destinar varios puntos del producto interno bruto a programas de ayudas, liquidez y alivios, necesita ensamblar una narrativa para el mensaje económico de los próximos meses, inclusive el próximo año.

Aunque las narrativas son desdeñadas con justa razón por los hacedores de políticas por su falta de rigurosidad, tienen algún impacto en los ‘espíritus animales’, esos elementos inconsistentes e inquietos de la economía.

Como lo escribió Robert Shiller, Premio Nobel de Economía en 2013, ante estas narrativas hay que preguntarse cómo los giros que surgen en ellas “afectan la propensión a gastar, a emprender negocios, a contratar más empleados, cómo los espíritus animales serán impactados”.

El centro de la nueva agenda de reactivación económica ya no puede ser el impulso al crecimiento, sino la mitigación del hundimiento. Y su mecánica debe apuntar a reducir las incertidumbres para proteger la confianza y reforzar la equidad.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes