Francisco Miranda Hamburger
Editorial

La otra recuperación

En simultánea con los proyectos del plan de reactivación, el Gobierno no puede olvidar la recuperación con sesgo a los más pobres.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
agosto 11 de 2020
2020-08-11 09:26 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

En las últimas semanas el Gobierno Nacional ha orientado sus mensajes y esfuerzos comunicativos a exponer su plan de reactivación de la economía.

Llamado el “Compromiso por el Futuro de Colombia”, el paquete oficial contempla inversiones de 109 billones de pesos en más de 80 proyectos en infraestructura, energía y transformación digital, así como la radicación de varias iniciativas legislativas en emprendimiento y apoyo al campo, entre otros temas.

Uno de los cinco ‘pilares’ es el compromiso con los “más pobres y vulnerables”. Este compromiso contiene la extensión del programa de transferencias monetarias, Ingreso Solidario; 200 mil subsidios de vivienda VIS y no VIS; conectar 100 mil hogares a energía eléctrica y alcanzar la meta de 336 mil estudiantes en el programa Generación E.

La meta, aún no muy detallada, de todo el plan de reactivación en materia de empleos es de un millón directos e indirectos “en los próximos años”. Con un desempleo alrededor del 20 por ciento y una destrucción de más de 4,2 millones de puestos de trabajo, queda sobre la mesa la duda sobre si este esfuerzo es suficiente para la magnitud de la crisis actual.

Sin minimizar los méritos específicos de cada una de estas iniciativas sociales, y otras en los restantes cuatro pilares, es inevitable preguntarse si este billonario plan podrá simultáneamente dinamizar la economía e impedir que millones de hogares colombianos caigan en la pobreza.

Estos dos objetivos no necesariamente caminan juntos en estos paquetes de reactivación. De hecho, la economía nacional podría transitar sin mayor inconveniente a un escenario de recuperación del ritmo del crecimiento pero sin creación de empleos y con una disparada en los índices de pobreza e indigencia.

En otras palabras, en paralelo con el plan de reactivación, el Gobierno Nacional necesita desplegar otra recuperación, aquella enfocada a las poblaciones más pobres y vulnerables.

Las alarmas sobre los impactos de la crisis de la pandemia en la pobreza en Colombia y el resto de América Latina, ya están sonando. Un estudio reciente de Fedesarrollo estima en una década el retroceso en el indicador que el país experimentará al final de este año.
Los reportes del mercado laboral del Dane para mujeres, jóvenes e informales publicados ayer dan cuenta que la crisis para estas poblaciones vulnerables ya comenzó.

La brecha de género entre las tasas de desempleo a nivel nacional de hombres y mujeres es de 7,2 por ciento en contra de ellas. En los municipios más pequeños y rurales, esta distancia sube a 10,2 por ciento.

En cuanto al desempleo en jóvenes, la tasa llega al 29,5 por ciento: 24,5 por ciento en hombres y 36,5 por ciento en mujeres.

Estas cifras no deben generar mayores sorpresas, ya que sectores muy golpeados por la pandemia, como el comercio, alojamientos y servicios de comida, o actividades artísticas y entretenimiento, emplean buena cantidad de mujeres y de jóvenes.

No hay que esperar a fin de año ni más estudios económicos para entender que la cara de la pobreza que traerá esta crisis del coronavirus será de mujer, joven, informal, vendedor ambulante, mototaxista, obreros, trabajadores sexuales y hasta enfermos crónicos.

Y a la par de estas poblaciones, se hundirán las más vulnerables de las empresas: tiendas, ferreterías, peluquerías, sastrerías, restaurantes, lavanderías, papelerías y demás.

La otra recuperación se debe construir desde ya con el diseño de políticas específicamente orientadas a mitigar los impactos a mujeres, jóvenes e informales. Decisiones gubernamentales como la extensión de Ingreso Solidario son bienvenidas pero insuficientes. La recuperación económica requiere un sesgo más pronunciado hacia los pobres.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes