Ricardo Ávila
Editorial

La receta que funciona

Las bajas tasas de crecimiento siguen siendo el gran dolor de cabeza de América Latina. El BID aconseja concentrarse en la infraestructura. 

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 17 de 2019
2019-07-17 09:03 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo, que concluyó este miércoles en Guayaquil, fue más corta de lo usual, pero no por ello faltaron los mensajes importantes.

Tal vez el más destacado de todos fue el que se centró en el raquítico crecimiento de América Latina y el Caribe. A pesar de las expectativas de hace unos meses, las perspectivas para el 2019 hablan de una expansión de apenas 1,1 por ciento en el Producto Interno Bruto regional, una tasa insuficiente para solucionar tantos asuntos pendientes.

El problema de la falta de dinámica viene de atrás, cuando terminó la bonanza de precios favorables para las materias primas que esta parte del mundo exporta. Lo que en un principio dio la impresión de ser un bache de corta duración se ha vuelto parte de la realidad. Para el próximo año, si todo sale bien, la expansión del PIB sería de 2,3 por ciento según los especialistas del BID, un número que no da para hacer ferias y fiestas.

Semejante circunstancia lleva a una conclusión deprimente. Si bien la calidad de vida del latinoamericano promedio es mucho más alta que hace seis décadas, no estamos mejor frente a los demás. Por ejemplo, el ingreso por habitante que en 1960 era el 31 por ciento del de un ciudadano de Estados Unidos, en el 2016 llegó a solo el 23 por ciento.

Es verdad que esa proporción es unos cuatro puntos porcentuales más que la de comienzos de siglo, pero seguimos por debajo del punto de partida señalado. En el mismo lapso, el Asia emergente pasó de 9 a 50 por ciento, respectivamente.

La razón de que al otro lado del Pacífico la velocidad haya sido unas dos veces y media la de aquí es la mezcla de mayor capital y productividad. Puesto de otra manera, cada dólar invertido allá se ha multiplicado con gran rapidez.

Más que llorar sobre la leche derramada, un documento presentado por el Banco destaca el rol que puede jugar la infraestructura a la hora de aumentar las tasas de crecimiento. Lo inquietante es que la tendencia de los últimos años muestra que la inversión pública -concentrada en obras- viene en descenso y probablemente seguirá bajando. El motivo es que el envejecimiento paulatino de la población de esta zona llevará a que cada año se destinen más fondos para pagar pensiones, salud o educación.

Las necesidades de América Latina en materia de servicios públicos o carreteras son enormes. En algunos casos las privatizaciones han permitido que el sector privado se encargue de los planes de expansión y modernización. En otros hay que acudir a soluciones creativas, a sabiendas de que la falta de recursos fiscales siempre será un cuello de botella.

Sin duda, lo único que no se puede hacer es quedarse de brazos cruzados. A fin de cuentas, hay círculos virtuosos que se crean y son irremplazables. Para citar un caso, la mejora de una vía trae reducción en costos de transporte, dinamización del comercio, atracción de nuevas empresas, más innovación y más empleo. La experiencia reciente de Perú muestra un salto en las exportaciones no tradicionales, atribuibles a la mejora de varias rutas clave.

Ante el desafío, es fundamental aprovechar el capital privado, algo que pasa por la creación de fondos a nivel nacional, el apoyo de la banca comercial y la emisión de bonos. Lo anterior debe combinarse con una mayor eficiencia del gasto estatal.

Lo hecho por Colombia en épocas recientes se asemeja mucho al menú recomendado por el BID. La noticia de ayer, referente al cierre financiero de otro proyecto de cuarta generación, muestra que vamos en la dirección correcta. Con todo, necesitamos ir más rápido y para ello la administración Duque debe revelar la hoja de ruta que sigue. El crecimiento depende de ello.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado