Francisco Miranda Hamburger
Editorial

La tributaria 2.0

Avanzar en un proyecto de reforma alrededor de empresas e impuestos a los más ricos no da espera. 

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
mayo 04 de 2021
2021-05-04 08:27 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Las protestas ciudadanas, primero contra la reforma tributaria y ahora por una amplia gama de demandas, llegan a su séptimo día. Si bien el proyecto de ley de “solidaridad sostenible” fue retirado por el Gobierno y se dio el relevo en el Ministerio de Hacienda, las jornadas de manifestaciones, bloqueos a carreteras y sistemas de transporte masivo, actos vandálicos y las denuncias de abusos de la Fuerza Pública continúan.

El freno a la violencia se consolida como el pedido principal que han hecho tanto la Casa de Nariño como distintos sectores políticos económicos y sociales.

Ayer el presidente Iván Duque lanzó la instalación de “un espacio para escuchar a la ciudadanía y construir soluciones”.

Este nuevo instrumento, que luce similar al interrumpido proceso de “Conversación Nacional” tras los paros de finales de 2019, es un gesto positivo de diálogo social que el Ejecutivo debe estructurar mejor, aprendiendo de las lecciones de la respuesta al descontento social en los meses previos a la irrupción del coronavirus.

En simultánea con este ejercicio de participación ciudadana, la búsqueda de un consenso del Gobierno Nacional y las fuerzas políticas del Congreso de la República alrededor de una nueva reforma tributaria debe avanzar.

La designación del ministro José Manuel Restrepo como nuevo jefe de las finanzas públicas abre una ventana de oportunidad para la construcción de este acuerdo.

Los primeros mensajes que ha enviado Restrepo en los medios de comunicación apuntan a un tono más conciliador y a una sintonía con la necesidad de concertar.

El reconocimiento de que el momento no era el adecuado para una reforma tan ambiciosa y la caída de la compra de aviones militares son señales del nuevo Ministro de Hacienda en la dirección correcta.

Surge entonces la pregunta de cómo luciría ese consenso político para una reforma tributaria 2.0.

Antes de los detalles de las medidas, cualquier acuerdo debe partir de aceptar con realismo y sensatez la realidad fiscal, sanitaria, económica y social que Colombia afronta en estos tiempos de pandemia. Dicha aceptación reconocería la necesidad de adoptar ajustes fiscales que estabilicen la senda de las finanzas públicas y mantengan el grado de inversión y la urgencia de incluir en el articulado algún paquete social para las empresas y los colombianos en vulnerabilidad.

Es evidente que el nuevo proyecto debe reducir a un monto de entre 12 y 14 billones de pesos que permita cumplir con el doble objetivo fiscal y de atención social. Sin tocar el IVA ni la ampliación de la base del impuesto de renta a personas naturales, quedan las empresas y las personas con más altos ingresos como los sujetos de las medidas del articulado que surja del consenso.

Al tono conciliador del ministro Restrepo se ha sumado la disposición de la Andi y del Consejo Gremial de asumir unas cargas tributarias temporales y extraordinarias. Dentro de estas propuestas sobre la mesa están, por ejemplo, el aplazamiento de la devolución del ICA, el impuesto al patrimonio, aumento en los dividendos, una sobretasa temporal a la renta de las empresas, entre otros puntos.

La ventana de oportunidad creada por la llegada de Restrepo debe aprovecharse para pisar el acelerador en los consensos. Mientras los nuevos espacios de diálogo lanzados ayer por el primer mandatario arrancan en un carril, el acuerdo alrededor de la reforma tributaria 2.0 ya lleva un tramo recorrido en otro carril.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes