close
close
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Las tareas del ahora

Atenderlas con rapidez, eficacia y buena comunicación abonará el terreno para el respaldo de otras reformas, más complejas.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
septiembre 14 de 2022
2022-09-14 08:58 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Hace pocos días el presidente Petro cumplió el primero de los 48 meses de su cuatrienio. Los numerosos balances de esos 30 días del primer gobierno de izquierda en el poder en Colombia coincidieron en varios llamados: el alto capital político y favorabilidad con el que inicia su gestión, los complejos nubarrones económicos que se avecinan en el horizonte y los anuncios del jefe de Estado y muchos de sus ministros alrededor de drásticas transformaciones en variados frentes como la seguridad, la energía y las tierras.

De hecho, el primer mandatario dio esta semana las primeras puntadas de lo que buscaría en una eventual reforma pensional. Estas declaraciones, que despertaron las inevitables reacciones en expertos y fondos de pensiones alrededor de los ahorros de los afiliados, se suman a la reforma tributaria, que hace tránsito por el Congreso de la República, reforma rural, transición energética y el cambio climático, la “paz total”, la intervención a la regulación de los precios de energía, entre otros.

Estas apuestas reformistas, que incluirían el año entrante sector salud, mercado laboral y educación, no deben sorprender a ningún colombiano, ya que la mayoría fueron expresadas por el entonces candidato Gustavo Petro. Es innegable que todos estos anuncios van en la dirección de expresar el “cambio” que motivó a millones de votantes a acompañar la propuesta petrista en las urnas.

No obstante, en los primeros 40 días de administración, el Gobierno se enfrenta a la difícil decisión de dividir su atención y sus prioridades entre los anuncios de esas transformaciones y las urgencias cotidianas. Más aún, un componente importante de esas altas expectativas se concentra en asuntos, llamados de la “mesa del comedor”: empleo, ingresos, costo de vida y seguridad urbana. De hecho, de acuerdo a la más reciente encuesta Invamer, esa agenda de economía del hogar es, para la mayoría de los ciudadanos, la principal problemática que enfrenta actualmente el país.

A lo anterior se añade el desafío comunicacional del equipo de la Casa de Nariño en ir enmarcando y definiendo el contenido específico del “cambio” que traerá el nuevo gobierno. El apoyo ciudadano que hoy disfruta el primer mandatario luce sólido y mayoritario, al igual que las esperanzas depositadas en materia social y económica. Pero tampoco se puede ignorar que las declaraciones de tantos ministros, en los más variados frentes de la administración, generan confusión sobre las prioridades, despiertan ansiedades sectoriales y, en muchos casos, desvían la atención de la opinión pública.

La pregunta que sigue es qué tan alineados están esos anuncios transformacionales de este arranque con esas necesidades ciudadanas en torno a la economía y a la seguridad. En otras palabras, buena parte de los hogares colombianos quiere una mayor estabilidad económica, obtener empleos estables y formales, educación y formación para sus jóvenes, habitar barrios seguros, sobrevivir el disparado costo de vida y ganar ingresos honestos y suficientes para una vida digna.

Estas son prioridades ciudadanas, que seguramente no clasifican dentro de los grandes esquemas de ‘paz total’ o las ambiciosas aspiraciones en el cambio climático, constituyen la materialización crucial de un “cambio” frente a las angustias y temores de la pandemia. Atender con rapidez, eficacia y buena comunicación esas tareas del ahora abonarán el terreno para el respaldo de otras reformas, más complejas y un poco más lejanas de la cotidianidad de los colombianos.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes