Ricardo Ávila
Editorial

Los pendientes de siempre

Colombia sigue en mora de hacer mucho más para que los avances que requerimos en competitividad y productividad se vuelvan realidad. 

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 08 de 2018
2018-11-08 08:53 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Dos palabras que no quieren decir lo mismo, pero que son primas hermanas, han vuelto a los titulares por estos días. Una es competitividad, que la Real Academia define como “capacidad de competir”; la otra es productividad, la “relación entre lo producido y los medios empleados”. Quienes saben de estos temas explican que si se avanza en la primera, se logran mejoras en la segunda, algo en lo cual Colombia tiene mucho por hacer.

Así lo dejan en claro un par de documentos. La semana pasada, el Consejo Privado de Competitividad (CPP) presentó su informe anual sobre el tema, desde una perspectiva nacional. En el completo estudio se hace un gran énfasis en la necesidad de trabajar en el mejoramiento de la productividad del país, como factor determinante para alcanzar tasas de crecimiento económico altas y sostenidas y, por tanto, más bienestar para la población.

Conseguirlo requiere enfocarse en tres aspectos fundamentales. Para comenzar, contar con una institucionalidad adecuada, con objetivos y metas claras, mecanismos de seguimiento transparentes e independientes del ciclo político. A renglón seguido, políticas públicas bien diseñadas, que resuelvan fallas de mercado o gobierno y privilegien la provisión de bienes por encima de los subsidios a sectores específicos. Y, el último, no menos importante, liderazgo y compromiso público y privado con una visión de largo plazo.

Nada de lo anterior puede mantenerse al margen de lo que está sucediendo con la cuarta revolución industrial y el impacto que las nuevas tecnologías tienen sobre países como Colombia. Al respecto, hay que concentrarse en el mercado laboral y la forma cómo se educa a la población.

Según el profesor Daron Acemoglu, quien habló durante el evento del CPP, para poder aprovechar los beneficios de la modernidad es preciso trabajar en solucionar los problemas de desarrollo básicos como son la calidad de las instituciones, las habilidades de la gente y la infraestructura. De lograrlo, los países podrían saltarse varias etapas.

Nuestro caso parece crítico. La brecha de productividad de Colombia frente a los países desarrollados es enorme. Datos recientes muestran que para producir lo equivalente a lo que genera un trabajador en Estados Unidos, requerimos más de cinco personas.

En cuanto al factor trabajo, la más reciente medición del Foro Económico Mundial nos ubica en la posición 80 entre 140 países. La ausencia de una fuerza laboral con las calificaciones y habilidades apropiadas se convierte en un obstáculo para el desarrollo empresarial y para el aprovechamiento de múltiples oportunidades. El 42 por ciento de los empresarios encuestados reporta dificultades para llenar sus vacantes, debido, entre otras cosas, a la ausencia de competencias y a la falta de experiencia de los aspirantes.

Especialmente importante es la institucionalidad, foco del reporte que presentó ayer la Corporación Andina de Fomento en Bogotá . Sin demeritar el camino recorrido, el mensaje es que América Latina necesita diseñar e implementar una agenda de reformas que permitan mejoras en la productividad.

Uno de los obstáculos que hay que vencer es la informalidad. Esta es, a la vez, causa y efecto de una realidad en la cual intervienen el ambiente de negocios, la seguridad jurídica o regulaciones en pro de la competencia y el buen funcionamiento de los mercados laboral y financiero.

Cada uno de los diagnósticos mencionados es franco y la vez propositivo. Aunque siempre es posible cruzarse de brazos, el argumento es contundente en favor de adelantar reformas que redundarían en el bienestar general. Aplazar la tarea es resignarse a tasas de crecimiento bajas. Por eso es que productividad y competitividad no pueden ser las asignaturas pendientes de siempre.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado