Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Los retos de la vacunación

El plan de inmunización de 35 millones de colombianos contra la covid enfrenta desafíos éticos, logísticos, de equidad y comunicativos. 

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
diciembre 20 de 2020
2020-12-20 07:13 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El pasado viernes, el presidente Iván Duque informó al país de lo que podría llamarse el anuncio del año: el cierre de acuerdos con las empresas farmacéuticas Pfizer y AstraZeneca para la compra de 20 millones de dosis de las vacunas contra la covid-19.

Esta cifra se suma a las 20 millones de dosis del mecanismo Covax para un total de 40 millones. El primer mandatario reiteró que las vacunas serán gratuitas en Colombia y empezarán a administrarse en los primeros meses de 2021.

Con este anuncio, el presidente Duque no solo disipa las críticas sobre la gestión de su gobierno para la consecución de vacunas, sino también marca el arranque del programa de inmunización para unos 35 millones de colombianos. Constituye sin duda una luz al final de la pesadilla de la pandemia del coronavirus y un importante logro para la administración Duque.

El ‘Plan Nacional de Vacunación contras el SARS-CoV-2’, explicado también el viernes por el Ministerio de Salud, apunta a la inmunización de alrededor del 70 por ciento de la población nacional. Busca en su primera fase reducir la mortalidad por coronavirus, la incidencia de los casos más graves y la protección a los trabajadores de la salud vía la vacunación de más de 11 millones de compatriotas entre mayores de 60 años y personal sanitario.

Finiquitada la etapa de la negociación con las farmacéuticas, sigue el despliegue del plan de inmunización que enfrenta múltiples desafíos.

En primer lugar, estas vacunas fueron desarrolladas a un ritmo acelerado por el carácter global de la pandemia, por lo que el seguimiento a las aplicaciones de las dosis será clave para detectar, confirmar o desmentir eventuales reacciones en los distintos pacientes.

Un segundo reto es de corte ético. El solo hecho de establecer una priorización en la vacunación implica un acceso desigual entre la ciudadanía. Si bien el Ministerio de Salud ya publicó sus criterios para la primera fase -edad, comorbilidad y riesgo de contagio- no sobra comunicar sin descanso las razones científicas y éticas para inmunizar primero a los mayores de 60 años y a los trabajadores de la salud.

Por ejemplo, para maximizar los beneficios y reducir el daño del virus, el personal sanitario y quienes los apoyan no solo son esenciales en la atención, sino también es perentorio que se mantengan sanos. Toda la sociedad se beneficia de su vacunación prioritaria.

Otro desafío dentro de la ética es el de la transparencia en las reglas del juego tanto para el orden de inmunización como para los criterios científicos. Sería desastroso para el plan de vacunación, y para la legitimidad institucional, que la corrupción, el clientelismo y el tráfico de influencias capturaran la operación de política social más ambiciosa de los últimos años.

El Gobierno enfrenta asimismo la difícil tarea de que la vacuna contra la covid se distribuya por todo el territorio nacional y a todas las poblaciones. En otras palabras, el plan de vacunación debe mitigar las inequidades que caracterizan el servicio de salud del país.

El esfuerzo consciente de una inmunización con equidad implica llegar a territorios apartados y zonas lejanas, a poblaciones indígenas y afros, a comunidades excluidas como LGBT y trabajadores sexuales, a zonas rurales y a barrios urbanos marginados, a hombres y mujeres, a ricos y pobres.

No menos importante es el reto comunicativo tanto de explicar la priorización y generar la confianza en el plan como de convencer a los sanos y a los escépticos de vacunarse. La más reciente encuesta de Pulso Social del Dane registró que el 42,5 por ciento de los colombianos no se inmunizaría contra el coronavirus, así la vacuna estuviera disponible. Estos son millones de colombianos que el Gobierno, los medios, los líderes empresariales y sociales deben persuadir con respeto pero con convicción.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes