Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Los viejos problemas

La pandemia del coronavirus ha agudizado problemáticas de vieja data en el campo colombiano en especial en pobreza y desempleo.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 18 de 2020
2020-11-18 08:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Hace varios días miles de ciudadanos compraron grandes cantidades de papa en peajes y en las vías, especialmente alrededor de Bogotá y Cundinamarca, como muestra de ayuda y afecto a los productores.

Pocos días después el informe del Dane ratifica que el sector agrícola y ganadero es uno de los tres que registra un comportamiento positivo en su PIB en lo corrido de este catastrófico año: un 2,8 por ciento en comparación con el desplome del 8,1 por ciento de la economía en general.

Un tercer aspecto está relacionado con la distribución geográfica de los casos de coronavirus en el país. Más de ocho meses después del primer contagio oficial, un porcentaje abultado de la totalidad de casos se concentra en los grandes centros urbanos. Las áreas rurales, en general, no han sido epicentros de la pandemia.

Estos tres hechos aislados reflejan algunos aspectos importantes de cómo el campo está experimentando estos tiempos de pandemia.

En primer lugar, la naturaleza de las medidas sanitarias contra el coronavirus mantuvieron “abiertas” las producciones agropecuarias. Dicho en otras palabras, el campo no cerró y respondió a las necesidades de alimentos y otros productos agropecuarios de las grandes capitales y otras ciudades intermedias en cuarentena.

Los datos de la dinámica del sector agrícola y ganadero así lo reflejan. Junto al inmobiliario y al financiero, la agricultura mantuvo su tendencia positiva. En comparación con el tercer trimestre de 2019, sin pandemia, el sector creció un 1,5 por ciento en medio de la crisis.

Segundo, esta positiva respuesta agropecuaria no se está traduciendo en mejoras estructurales a problemáticas sectoriales de vieja data.

Detrás de las dificultades en precios y en producción que agobian a sectores como el papero se esconden desafíos en comercialización, productividad y, por ejemplo, acceso a nuevos mercados.

No obstante, hay retos aún más antiguos. El más grave y de la máxima urgencia es de la pobreza rural. De acuerdo al informe de pobreza del Dane correspondiente a 2019, mientras en todo el país el porcentaje de colombianos pobres es del 35,7 por ciento, en las zonas rurales ese indicador alcanza el 47,5 por ciento.

En términos de pobreza extrema, los datos registran un 19, 3 por ciento de la población del campo. Estos números, que fueron medidos antes de que irrumpiera la pandemia del coronavirus, ratifican que, junto a programas de mejoras en productividad, comercialización y financiación, es necesario un plan ambicioso de lucha contra la pobreza en el campo colombiano. En conexión con esa situación está la del empleo y la informalidad.

El plan de reactivación económica del gobierno Duque contempla un pilar entero al “campo y la Paz con Legalidad”. Se trata de unos 82 proyectos -que incluyen 63 de los PDETs- por 4,37 billones de pesos que generarían en teoría unos 100 mil empleos. Este “compromiso” junta, al igual que en otros sectores, iniciativas en proceso como Agricultura por Contrato y catastro multipropósito.

Un primer paso sería empezar a mostrar los avances en cada uno de estos proyectos. La reactivación económica del Gobierno tiene una cara rural, cuyos resultados deben monitorearse. Igual atención merece el proyecto de ley para la reactivación del agro.

En cuanto a la pobreza rural, varias propuestas están siendo discutidas por varios expertos. Una de ellas es la extensión de los canales de transferencias monetarias a las actividades agropecuarias para que eviten que más campesinos deterioren su situación. Otras giran alrededor de convertir los PDETs en puntas de lanza de la lucha antipobreza en el campo. Viejos problemas que requieren nuevos abordajes.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes