Ricardo Ávila

Más luces que sombras

Ecopetrol pasó el año con holgura, pero tendrá que aplicarse más, porque esta vez no fue con cinco aclamado.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
febrero 17 de 2013
2013-02-17 10:19 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El pasado viernes en la noche terminó la etapa de la expectativa y comenzó la del análisis. Así podría describirse el sentimiento de los observadores que esperaban el comunicado sobre los resultados de Ecopetrol durante el 2012. Tras el pronunciamiento formal, falta el veredicto del mercado bursátil que tendrá que digerir hoy el desempeño de la compañía en un año que su presidente calificó, como “retador”.

La atención que despierta la empresa es evidente. No solo se trata de la petrolera del valor en bolsa más alto en América Latina, sino de la sociedad de mayor tamaño en Colombia. Con activos por 100 billones de pesos y ventas de 59 billones –sin consolidar las cifras de sus subsidiarias–, Ecopetrol tiene un peso específico enorme en el país.
Tanto su aporte a las exportaciones, como a la actividad económica general y al empleo, es de primer orden. Pero es sobre todo su impacto en los ingresos estatales, en el cual la marcha de la compañía resulta crucial. Si se toman los dividendos que podrían distribuirse este año, de los cuales el 90 por ciento les corresponde a la Nación, y se suman los impuestos de renta previstos, la tesorería recibiría más de 16 billones de pesos. Dicho número equivale a casi el 15 por ciento de lo que recauda el Gobierno Central.

Por tal motivo, es mejor que a Ecopetrol le vaya bien. Y en ese sentido, el ejercicio del 2012 fue positivo, cuando se tiene en cuenta que las utilidades alcanzadas de 14,9 billones de pesos fueron las segundas más altas de la historia. De la misma manera, otras cifras del balance muestran que el proceso de fortalecimiento comenzado hace unos años sigue su marcha.

Así lo confirma el alza de 5 por ciento en las ventas o del 6 por ciento en el volumen despachado a mercados externos, el cual llegó a 521.000 barriles diarios de petróleo. También es alentador el haber perforado 24 pozos exploratorios, de los cuales la mitad fueron exitosos. A lo anterior se debe agregar la mayor capacidad de transporte y el avance en proyectos fundamentales como el Oleoducto Bicentenario y las refinerías de Cartagena y Barrancabermeja.

Sin embargo, no se pueden desconocer algunas luces amarillas. La más notoria es que la producción estuvo 3 por ciento por debajo de las metas fijadas, aun después de que el objetivo bajara de 800.000 a 780.000 barriles diarios a mediados del año pasado. Por cuenta de esa situación el aumento en la extracción de crudo apenas fue del 4 por ciento, la tasa más baja desde el 2007.

Más fundamental todavía es que las reservas probadas subieron apenas el 1 por ciento, hasta 1.877 millones de barriles. Puesto de otra manera, si el bombeo se hubiera comportado de acuerdo con lo presupuestado, la empresa habría acabado con menos crudo recuperable que en el 2011, lo cual no deja de ser motivo de inquietud con miras al largo plazo.

También llama la atención que a pesar del comportamiento relativamente favorable de los precios internacionales, pues la canasta llegó a algo más de 102 dólares por barril, los márgenes hubieran disminuido. Ello es explicado por un crecimiento del 13 por ciento en el costo de ventas, en el que pesaron factores como el salto del 33 por ciento en el mantenimiento. Para quienes saben de estos asuntos, la ofensiva guerrillera contra la infraestructura petrolera, que tuvo lugar antes del inicio de los diálogos de paz, influyó en este y otros rubros.

Por otra parte, no faltará quien le preste atención a que las inversiones cayeron en 12 por ciento o al incremento del 42 por ciento en la inversión social, detrás del cual hay una mayor presión de las comunidades. Todo lo anterior deberá ser objeto de estudio, explicaciones y decisiones para corregir las desviaciones frente al rumbo fijado. En resumen, Ecopetrol pasó el año con holgura, pero tendrá que aplicarse más, porque esta vez no fue con cinco aclamado.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado