Ricardo Ávila

Entre el bien y el mal

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 09 de 2014
2014-05-09 01:05 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Aquella conocida frase del expresidente de la Andi, Fabio Echeverri, según la cual “la economía va bien y el país va mal”, podría reeditarse a la luz del más reciente Gallup Poll, dado a conocer ayer. Con base en las respuestas de los encuestados en las cinco ciudades principales de Colombia, se podría decir que “la economía va bien, pero los colombianos creen que el país va mal”. No de otra manera puede calificarse el hecho de que 56 por ciento de los interrogados piensen que las cosas están empeorando y solamente el 26 por ciento opina que hay una mejoría en curso.

Semejante resultado llama la atención cuando se observan las mediciones ‘duras’ que dan un parte más positivo que negativo, una impresión que es compartida por los analistas. Por ejemplo, un informe hecho por Bancolombia sostiene que, “salvo contadas excepciones, los indicadores líderes señalan una tendencia favorable. El desempleo siguió cayendo en marzo y tanto las ventas al por menor como la confianza de los hogares se encuentran en terreno firme”.

¿Cómo se compatibiliza, entonces, lo que muestra la realidad con las oscuras percepciones de la ciudadanía? Al respecto, el propio Gallup Poll permite establecer en dónde se encuentran los principales problemas. Más allá de que el clima en general se ha vuelto más pesado, por cuenta de la campaña electoral y de factores como el paro agrario, es fácil identificar las luces rojas.

La más sonora de todas las alarmas tiene que ver con la corrupción. De acuerdo con el sondeo, 81 por ciento de las personas dicen que este flagelo va peor, el registro más alto de la historia reciente.

Quien más se ve afectado por dicho número es Juan Manuel Santos, pues cuatro de cada cinco individuos desaprueban la forma en que el Presidente maneja el lío, un dato que supera las calificaciones que tuvieron en su momento Ernesto Samper y Andrés Pastrana, cuyos mandatos no fueron tranquilos. Tal parece que la asociación con la conocida mermelada –que el jefe del Estado insiste en defender– hace más daño que otro tipo de acusaciones.

El segundo aspecto que influye negativamente sobre el ánimo de la gente es la inseguridad. Este es un fenómeno eminentemente urbano y está asociado a diferentes expresiones del crimen común, desde el robo de celulares hasta los asaltos a los supermercados, pasando por la extorsión y el microtráfico de estupefacientes.

Más allá del accionar de las autoridades y de ciertos avances a nivel local –como la reducción de los homicidios en Cali o del chantaje a los comercios en Barranquilla–, la creencia es que los bandidos hacen de las suyas, sin que la Policía o la Justicia los ponga a buen recaudo. Ejemplos como el de Buenaventura dan la impresión de que los esfuerzos que se hacen son infructuosos y, en el mejor de los casos, operan temporalmente.

El tercer punto, entre los que más actúan como un lastre en el ánimo de la opinión, es el de la calidad y cubrimiento de la salud. El asunto no es nuevo e incluso en otros sondeos se ha visto peor, pero aun así tres de cada cuatro encuestados dice que la situación está empeorando.

Para completar, también en otros temas hay un deterioro en el estado de ánimo de los colombianos. Así pasa con el medio ambiente, la calidad y el cubrimiento de la educación, el apoyo al campo y al agro o la impresión sobre la realidad de Bogotá. Sin entrar a dilucidar sobre cada uno, el mensaje general es que el pesimismo va en aumento.

Frente a lo que muestra la radiografía del Gallup Poll, lo lógico sería que los planteamientos que hacen los candidatos presidenciales se centren en responder las preocupaciones de los ciudadanos. Y aunque hay que reconocer que más de uno lo ha intentado, la guerra sucia sigue acaparando titulares, lo cual pasa a un segundo plano a una economía que va bien y deja en claro por qué el país va mal.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado