close
close
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Motivos para el optimismo

La mejoría de los indicadores económicos debe continuar en el segundo semestre, sin olvidar el impulso a los empleos.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
agosto 16 de 2021
2021-08-16 07:14 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Hoy el Dane publicará los resultados del PIB nacional del segundo trimestre y el Índice de Seguimiento de la Economía (ISE) correspondiente al mes de junio. Estos datos oficiales no solo medirán el pulso de la reactivación económica, sino también dimensionarán qué tanto el país pudo recuperarse de los bloqueos y las protestas del paro.

A pesar del ‘bache’ en las actividades productivas de los meses de abril y mayo por las protestas y los cierres ilegales -que se sintió con más severidad en el Valle del Cauca y la región suroccidental-, la mayoría de indicadores reflejan un importante rebote durante el pasado mes de junio. Por ejemplo, la producción de la industria aumentó en un 20,8 por ciento, así como las ventas reales en un 25 por ciento en comparación con el mismo periodo del 2020.

Para quienes afirman con razón que los niveles del año pasado, en plena cuarentena estricta, no son la base más adecuada de comparación, la industria mejoró en ambos indicadores con respecto incluso del mismo mes de 2019. Las ventas del comercio minorista registraron un comportamiento similar en junio: aumento del 7,1 por ciento frente a junio de 2019. Es decir, las dinámicas industriales y comerciales están regresando a los niveles previos a la irrupción del coronavirus.

La ocupación hotelera y el índice de confianza del consumidor de Fedesarrollo reportaron los niveles más altos desde que la pandemia impactó la economía en marzo de 2020. La confianza de industriales y comerciantes también tuvo aumentos de varios puntos porcentuales en junio en comparación con mayo. Si bien la reactivación económica se ha reflejado en la recuperación de dos millones de puestos de trabajo, el mercado laboral aún cuenta con un rezago de otros dos millones de empleos.

El creciente optimismo sobre el desempeño de la economía colombiana tanto en el primer semestre como para finales de 2021 se ha traducido en revisiones al alza de las proyecciones de aumento del PIB del Gobierno, centros de estudios económicos, bancos y otras entidades. Los pronósticos para este año caen en el rango de 7 a 8 por ciento de crecimiento económico mientras que para el PIB del segundo trimestre las estimaciones están entre 16,8 y 20 por ciento. En conclusión, un junio robusto compensaría abril y mayo bajo paros y bloqueos.

Un factor crucial dentro de estos motivos para las perspectivas optimistas es el ritmo del plan nacional de vacunación. Reportes recientes muestran que ya uno de cada cuatro colombianos está completamente inmunizado y que los sectores más jóvenes de la población están autorizados a recibir la vacuna.

La variante Delta del coronavirus sigue siendo una variable incierta en su impacto sanitario, pero no queda más que continuar con la reducción de contagios y fallecimientos, no bajar la guardia en las medidas de protección y acelerar la inmunización masiva.

Los sectores productivos están cada vez más encaminados en la senda de la reactivación que conducirá, a menos que la pandemia se recrudezca severamente, a un positivo balance económico en 2021. El timón debe sostener este curso vía el mantenimiento de la reapertura total, la aprobación de una reforma tributaria sin adornos y el gradual retorno a niveles de actividad pre-pandemia.

No obstante, especial atención merece el rezago en la generación de puestos de trabajo, que requiere medidas audaces y estrategias orientadas a mujeres y jóvenes.

Francisco Miranda Hamburger
​framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes