Ricardo Ávila

Un parte sorpresivo

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 01 de 2013
2013-10-01 01:58 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Si alguna buena noticia necesita la economía colombiana con respecto a la evolución de los principales indicadores, esta es la referente a la evolución positiva del empleo.

Precisamente, fue esa la información que dio el Dane ayer, cuando reportó que la desocupación en el país descendió al 9,3 por ciento en agosto, la tasa más baja para dicho periodo desde cuando se llevan estadísticas mensuales.

Según la entidad, hay 21,3 millones de colombianos ocupados, lo que representa un incremento neto de 469.000 individuos con respecto a igual periodo del 2012.

La cifra registrada es significativa por el hecho de que la medición coincidió con los paros que afectaron el normal desarrollo de las actividades en varias regiones.

Adicionalmente, llama la atención que el tamaño de la población económicamente activa se ubicó en máximos históricos, lo cual ayudó a que la tasa de participación laboral fuera muy alta. A pesar de esa situación, no solo resultó posible absorber una masa creciente de personas, sino conseguir que el total de los ciudadanos sin trabajo cayera en 3,3 por ciento.

Para completar la fotografía, tanto el subempleo subjetivo como el objetivo registraron reducciones apreciables, con lo cual se puede afirmar que la calidad de las plazas generadas es buena y los niveles de informalidad deberían caer.

Todo lo anterior es alentador. Para comenzar, implica que la demanda interna se mantendría fuerte, un requisito fundamental para conseguir que el Producto Interno Bruto crezca por encima del 4 por ciento al finalizar el 2013.

Los datos al cierre del primer semestre revelaron que el consumo de los hogares había mostrado una evolución al alza, que continuaría si la senda sigue siendo ascendente en lo que falta del año.

No menos llamativa es la impresión de que el empleo formal muestra aumentos que superan el promedio de la economía. Los análisis hechos por el Gobierno sostienen que el gran cambio empezó a darse a partir de mayo pasado, cuando empezó a operar la reducción de los parafiscales y, por ende, las cargas a la nómina, producto de la reforma tributaria de diciembre pasado.

Gracias a la rebaja de cerca de 14 puntos porcentuales en las contribuciones con destino al Sena y el Bienestar Familiar, el costo de contratar un trabajador con todos los beneficios que exige la ley ha disminuido y más de una empresa estaría en proceso de cumplir las normas.

Aunque todavía es temprano para validar esa hipótesis, la tendencia es buena. Esta también se nota en las 13 áreas metropolitanas más grandes, aunque con menos contundencia, pues el desempleo es del 10,3 por ciento.

Aun así, capitales como Bogotá, Medellín y Barranquilla se ubican por debajo del promedio nacional, mientras Cali muestra descensos importantes.

Por otra parte, llaman la atención aquellas actividades que más contribuyen a la variación en la población ocupada.

De tal manera, los servicios, junto al comercio, las actividades inmobiliarias y la construcción –con la notoria excepción del Distrito Capital– resultaron determinantes para la creación de nuevas plazas. En contraste, el transporte, la industria y la agricultura fueron el principal lastre, un comportamiento que combina razones coyunturales como las del paro agrario, con otras de tipo estructural, como las que afectan a las manufacturas.

Pero más allá del desempeño de ciertos ramos, el parte entregado por el Dane es positivo e incluso podría ser calificado como sorpresivo si se tienen en cuentas las dificultades que experimentan diversas áreas.

Solo queda esperar que los mayores índices de ocupación se traduzcan en una demanda interna fortalecida que sirva para mover con más rapidez los engranajes de una economía que completa cuatro meses con el desempleo en un dígito y que ahora debería ponerse como objetivo situar dicho indicador en niveles inferiores al 9 por ciento, una meta que es difícil, pero no imposible.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado