close
close
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

¿Qué hacer con las motos?

La política vial, de tránsito y de movilidad debe integrar efectivamente a las motos como un modo que seguirá creciendo.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
enero 12 de 2023
2023-01-12 10:17 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Hace pocos días se publicó un informe de Andemos- Asociación Nacional de Movilidad Sostenible -con base en cifras del Runt- que establece que el año pasado se matricularon 822.617 motos nuevas en el país. Este guarismo representa un aumento del 10,9 por ciento con respecto al 2021 y convierte a 2022 en un año con un crecimiento récord para este segmento.

De hecho, por cada vehículo que se registró el año pasado, salieron a circular unas 3,1 motos nuevas, proporción ligeramente superior a las 3 motos de 2021. Las estimaciones apuntan a que este año se podrían matricular un número cercano a 720 mil motocicletas. Según el Runt, con corte a noviembre pasado, el 60 por ciento de todo el parque automotor registrado en el país -más de 10,8 millones- son motocicletas.

A nadie debe sorprender que en Colombia cada 40 segundos se venda una moto. Los sistemas de transporte masivo de las grandes ciudades del país no solo están pasando por una severa crisis financiera y operacional, sino también son inseguros, con cobertura limitada y poco confiables. Esta situación se agravó con la pandemia en la que ganaron atractivo alternativas de movilización individual ante los miedos y riesgos de las aglomeraciones.

Las ventajas de andar en moto no son pocas: no están sujetas a las restricciones de los vehículos, como el Pico y Placa, no sufren los actuales altos impuestos a los carros, cuestan menos, consumen menos combustible -ahora en alza- y no pagan peaje, entre otras. Además, en paralelo a esta tendencia de crecimiento de ventas, el Gobierno Nacional ha venido tomando medidas como el subsidio al Soat, a pesar de ser protagonistas de alto calibre en la accidentalidad vial.

Está claro que la motocicleta no dejará en el corto plazo de ser una opción poderosa para cientos de miles de colombianos tanto para movilizarse como para ganarse la vida en ella. No es casualidad que las ciudades con mayores matrículas nuevas sean de tamaño intermedio, y algunas que integran áreas metropolitanas de grandes urbes. Es necio desconocer que este modo de transporte constituye una aspiración legítima de miles de hogares de medianos y bajos recursos y una alternativa efectiva para su movilidad.

Por esa razón, no tiene mucho futuro abordar esta situación desde la intención de elevar los requisitos o poner obstáculos en la adquisición masiva de motos. La incompetencia del Estado en el diseño de efectivos, dignos y confiables sistemas integrados de transporte masivo no la deben pagar los colombianos en su legítima búsqueda de alternativas de movilidad al alcance de sus bolsillos. Castigar ese deseo, con más cargas o subiendo precios, es un camino que restringe la libertad y ahoga oportunidades.

No obstante, tampoco es papel del Gobierno Nacional tomar medidas que, de cierta forma, les subsidien a los dueños de las motos tanto los costos de tenerlas como las externalidades que su uso le causa al resto de la sociedad. Por este motivo, así se generen protestas en las ciudades, que el Estado reduzca el pago del Soat a las motos es un flagrante desconocimiento a la contribución desmedida que éstas generan a los altos niveles de accidentalidad.

Más aún, los motociclistas tienen la responsabilidad de mejorar su seguridad como actores en la vía y las autoridades deben ejercer las multas con dureza ante comportamientos riesgos o que violen las normas de tránsito. La política vial, de tránsito y de movilidad en los territorios colombianos debe integrar efectivamente a las motos como un modo que seguirá creciendo y definir los costos y las contribuciones que deben realizar.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes