Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Resistir la fatiga

Un peligroso cansancio en las ideas, en el autocuidado y en el espíritu colectivo amenaza con frenar la reactivación y la esperanza”.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
enero 14 de 2021
2021-01-14 08:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Hoy se cumple la primera quincena del Año Nuevo. El 2021, que se perfilaba como el año de la recuperación económica y la vacunación global, ha tenido un arranque complicado.
Colombia transita actualmente por el segundo pico de los contagios del coronavirus, que ha demostrado ser más agresivo que el primero.

Tras dos meses en una “meseta” de nuevos casos y fallecidos, desde el primero de diciembre el deterioro de los indicadores de la pandemia no ha hecho más que aumentar.

Si bien los gobernantes han señalado a la irresponsabilidad de los ciudadanos durante las fiestas decembrinas como principal culpable del incremento de los contagios, expertos en salud pública identifican otros relajamientos en la preparación del sistema de salud, de la atención primaria y de la estrategia de rastreo e identificación.

Lo cierto es que el temor y la incertidumbre han terminado por sustituir la esperanza que los anuncios del plan de vacunación despertaron en la población colobiana. El segundo pico ha constituido un brutal recordatorio de que el coronavirus no ha sido controlado, la vacuna aún no está disponible y su letalidad no ha disminuido.

La llegada del 2021 ha implicado asimismo el retorno a las cuarentenas, que tanto costo social y económico generaron el año pasado, así como a otras medidas restrictivas como toques de queda, ley seca y “picos y cédula”.

Los confinamientos han desembocado inevitablemente en el cierre de cientos de miles de negocios, la parálisis empresarial, la puesta en peligro de empleos y de puestos de trabajo y la congelación de inversiones y proyectos.

Como era de esperarse, junto a las cuarentenas, retornaron las medidas de cierre de los colegios y las escuelas públicas, reversando así la intención de las autoridades locales de reducir la virtualidad y aumentar la presencialidad en la educación pública.

A lo anterior se suma el actual debate político sobre la confidencialidad de los contratos y acuerdos del Gobierno Nacional con las empresas farmacéuticas por las vacunas para 29 millones de colombianos. En vez de convertirse en un esfuerzo nacional de todos -Gobiernos, sector privado y ciudadanos- la vacunación, sin estrategia de comunicación clara, es terreno minado y fértil para las noticias falsas y la deslegitimación.

En todos estos frentes se respira una inmensa fatiga en la lucha nacional contra la pandemia del coronavirus. Es evidente que al relajamiento ciudadano y gubernamental se sumó un manejo desbordado de expectativas.

Este peligroso cansancio se refleja en el debate público de las ideas, en el autocuidado e incluso en el espíritu colectivo para enfrentar este segundo pico de contagios.
Los gobiernos nacional, distrital y local responden con herramientas ya empleadas en el primer pico de contagios -y en algunos casos agotadas-.

El país entero se vuelve a encerrar, con sus consecuencias en los hogares y en los negocios, sin siquiera ponderar alternativas creativas, por ejemplo de confinamiento y flexibilidad en secuencia.

La fatiga de las ideas no permite que surjan opciones de política pública, como subsidios o alivios, que ayuden a los sectores y a las empresas que ya sienten los impactos severos de las nuevas cuarentenas.

El cansancio ha llegado también a cientos de miles de hogares colombianos. Si bien es claro que no hay estrategia de cuidado mejor que el lavado de manos, el uso de tapabocas y el distanciamiento social, las autoridades necesitan dinamizar y remozar esos mensajes y esas estrategias. La cultura ciudadana está haciendo una falta enorme.

Es perentorio resistir esa fatiga de los hogares, de los empresarios y de las medidas gubernamentales porque llevan a bajar la guardia y frenan la esperanza.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes