DOMINGO, 03 DE MARZO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Sigue bajando

La inflación sigue cayendo a un ritmo sostenido, que podría ser mucho más rápido para impulsar una baja en las tasas de interés.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger

Ayer, el Dane publicó el informe del Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente al pasado mes de noviembre. La organización nacional estadística registró la variación anual de precios en 10,15 por ciento, en sintonía con la tendencia a la baja desde abril de este año y 0,33 puntos porcentuales menor que la reportada en octubre. La variación año corrido marcó un 8,78 por ciento, frente al 11,72 por ciento a estas mismas alturas de 2022.

Este dato de la inflación en noviembre tenía una doble expectativa. En primer lugar, más que la dirección de la caída, la atención está ahora volcada en la velocidad en la que el IPC está cediendo. El ritmo en el que viene descendiendo la variación anual de precios en Colombia se sostiene, pero se mantiene el rezago registrado con otros reportes inflacionarios en economías latinoamericanas.

Si bien la meta de finalizar el año con un IPC por debajo de los dos dígitos es alcanzable, las fuertes presiones inflacionarias en algunas divisiones de gasto se mantienen.

Por ejemplo, la inflación en el país está siendo jalonada por arriendos, servicios públicos y combustibles. El IPC anual de combustibles ya está en 47,19 por ciento, mientras que la de los servicios de electricidad está en 15,66 por ciento. También se reportaron subidas en los precios de carnes preparadas y charcutería-20,14 por ciento- y gaseosas -13,36 por ciento-, conectadas con los nuevos impuestos a esos productos.

En segundo lugar, el IPC anual de 10,15 por ciento entrará como un insumo clave para la discusión del aumento del salario mínimo para 2024, junto con la productividad que cayó 1,0 por ciento y la productividad por hora de 0,76 por ciento. Esta cifra ratifica el llamado a la prudencia en esa definición, vital para los hogares y las empresas y que debe ponderar el estado de desaceleración que atraviesa la economía nacional. Un incremento desproporcionado afectará la capacidad de creación de puestos de trabajo del sector privado.

En conclusión, la inflación sigue cayendo a un ritmo sostenido, que podría ser mucho más rápido para impulsar una baja en las tasas de interés, y no debería trasladarse a un aumento demasiado alto del salario mínimo para 2024. 

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
X: @pachomiranda

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes