Ricardo Ávila
Editorial

Al ritmo de las apuestas

El regreso de la euforia a los mercados bursátiles globales tiene mucho más respaldo en una mejora de las expectativas que en hechos reales.

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
junio 20 de 2019
2019-06-20 09:28 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No deja de ser curioso cómo apenas una palabra en un comunicado sirve para animar a los mercados de valores en múltiples latitudes y generar numerosas réplicas. Y es que por cuenta de que el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos eliminó en su más reciente pronunciamiento que sería “paciente” ante la idea de bajar las tasas de interés, los precios de las acciones volvieron a subir.

En el caso de Wall Street, el índice S&P 500 llegó a un nuevo máximo histórico en la víspera, ante el convencimiento de que el costo del dinero en la economía más grande del planeta bajará en cuestión de semanas. De hecho, los observadores resaltaron el hecho de que uno de los integrantes de la junta de la entidad norteamericana votó en favor de un recorte el miércoles, lo cual podría ser un abrebocas de lo que viene.

La expectativa de que el dinero será más barato contrasta radicalmente con lo que se pensaba en diciembre pasado. Para esa época parecía que las autoridades monetarias estadounidenses estaban dispuestas a apretar las tuercas, dado el buen ritmo de la actividad productiva y la fortaleza de los índices de empleo.

Sin embargo, la intensificación de la guerra comercial impulsada por Donald Trump en contra de China, cambió las perspectivas. Varias instituciones multilaterales, comenzando por el Fondo Monetario Internacional, afirmaron que el crecimiento global sería más moderado por cuenta de una reducción en el intercambio de bienes y servicios. Ante un eventual enfriamiento y en ausencia de presiones inflacionarias, la Reserva Federal se inclinaría por un estímulo.

Dicho panorama no está exento de teorías conspirativas. Más de un economista opina que el Banco se está plegando a las presiones de la Casa Blanca, a la cual le caería como anillo al dedo una determinación orientada a que la prosperidad actual se prolongue.

Sea como sea la perspectiva varió completamente el sentimiento de los inversionistas. Tras un mayo desastroso, las acciones en Nueva York acumulan un alza del siete por ciento en lo que va de junio. El entusiasmo es de tal magnitud que el surgimiento de nuevas tensiones con Irán que deterioran las condiciones de seguridad en el Medio Oriente, pasó a segundo orden.

Y quien crea que esos movimientos suceden solo en los grandes centros financieros, no tiene más que mirar a Colombia. La tasa representativa de mercado vigente para hoy es de 3.202 pesos, 156 menos que al arrancar el mes. Si en mayo se había registrado una importante depreciación de la moneda nacional, ahora hay una revaluación del 4,6 por ciento. A su vez, el índice Colcap de la bolsa local muestra un incremento del 4,5 por ciento en el mes.

Lo que explica tales movimientos es un balance de riesgos diferente. Antes la prioridad de los capitales era buscar refugios seguros denominados en divisas, así los rendimientos obtenidos fueran muy bajos. Ahora lo importante es identificar opciones que den rentabilidades más altas, algo que sucede en las economías emergentes. La posibilidad de que a esta parte del mundo regresen fondos importantes, deprime las tasas de cambio.

Para completar, los observadores ven con buenos ojos lo que puede ocurrir en la cumbre de líderes de las naciones que componen el Grupo de los Veinte, programada dentro de una semana en la ciudad japonesa de Osaka. Un encuentro entre Trump y Xi Jinping podría dar lugar a una negociación exitosa que despeje los nubarrones oscuros de ahora.

En caso de que no haya humo blanco o la Reserva Federal opte por quedarse quieta, el optimismo podría desaparecer. Debido a ello, hay voces que advierten sobre nuevos episodios de volatilidad en un mundo que se mueve más al ritmo de impresiones y expectativas que de transformaciones fundamentales.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes