Ricardo Ávila
Editorial

Más allá de los recuerdos

La visita oficial de Iván Duque a Washington servirá para revisar varios asuntos económicos, todavía pendientes en la agenda bilateral.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
febrero 12 de 2019
2019-02-12 08:47 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Washington tiene un lugar especial en la vida de Iván Duque. Fue en la capital estadounidense que el actual presidente residió durante cerca de doce años, en los cuales, aparte de ver nacer a sus hijos, avanzó en su carrera profesional y en su formación intelectual. Quienes lo conocieron en esa época lo recuerdan como un lector incansable, ávido seguidor de la política estadounidense y de los eventos mundiales.

Debido a ello, la visita oficial de trabajo que comienza hoy, tiene un significado especial para el mandatario. Dormir en Blair House, la residencia oficial que aloja a los dignatarios extranjeros en la Avenida Pensilvania y atravesar la calle para saludar a Donald Trump en la oficina oval, contrasta con la historia del joven profesional que a comienzos del siglo pasaba a pie por el lugar, mientras se dirigía a su trabajo en el Banco Interamericano de Desarrollo.

Dado lo apretado de la agenda, es poco probable que haya espacio para la nostalgia. Y es que aparte de encontrarse con su anfitrión, Duque irá a reuniones en el Capitolio con congresistas de ambos partidos, dará entrevistas y ruedas de prensa, asistirá a la sede de los principales organismos multilaterales, hablará en la Universidad de Georgetown y en los principales centros de pensamiento y liderará un taller ‘Construyendo país’ con la comunidad colombiana.

Aunque todo apunta a que la situación en Venezuela se llevará los titulares, el viaje presidencial tiene un claro énfasis económico. La ida al BID y el Banco Mundial será complementada con un desayuno en la cámara de comercio de Estados Unidos, en el cual participarán empresarios de aquí y de allá. Además, el mandatario irá rápidamente a Nueva York el viernes, con paradas en Wall Street y en las oficinas de las firmas calificadoras de riesgo.

Uno de los objetivos de esas citas es enviar el mensaje de que la economía de Colombia está “open for business”. El crecimiento al alza, la inflación estable y la rebaja en la carga tributaria de las sociedades que dejó la Ley de Financiamiento, serán argumentos para insistirles a los inversionistas que oportunidades en el territorio nacional abundan.

Los proyectos de infraestructura, la reapertura de bloques para la exploración de hidrocarburos y las posibilidades en materia de producción de alimentos forman parte del menú específico de opciones. Así mismo, se destacarán las posibilidades en el sector turístico. Basta recordar que en el 2018 entraron al país casi 1,3 millones de visitantes provenientes de Estados Unidos, algo menos de una tercera parte del total.

También será necesario adentrarse en temas espinosos. En lo que atañe a las relaciones bilaterales, el aumento en el área sembrada de cultivos ilícitos es el principal irritante. Y hay más quejas de lado y lado. La imposición de aranceles a las exportaciones de productos colombianos de hierro y acero cayó mal hace un año y desde entonces Bogotá ha tratado de buscar un levantamiento del castigo. También se aspira a que los requisitos fitosanitarios sean más ágiles, para abrir el mercado de frutas.

Por su parte, Washington reclama avances en tres puntos concretos: propiedad intelectual, chatarrización y acceso del etanol. Los dos primeros fueron usados como mecanismo de presión cuando se discutía la entrada de Colombia a la Ocde, y aunque hay promesas de avance, este no se concreta. En cuanto al tercero, se trata de evitar que los productores de alcohol carburante del Valle y del Meta logren impedir la llegada del combustible ‘Made in USA’.

Es de imaginar que en los casos citados, habrá instrucciones para que los funcionarios respectivos trabajen en la búsqueda de soluciones. Como de costumbre, es obligación jugar bien las cartas, mientras se mantienen las bases de una alianza que, así sea sólida, no está exenta de roces.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado