Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Una cuesta más empinada

Antes de la pandemia, la pobreza en Colombia ya estaba al alza. Recuperar la economía debe integrar planes que frenen este deterioro social. 

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
octubre 14 de 2020
2020-10-14 09:48 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El Departamento Nacional de Estadística (Dane) informó que en 2019 la pobreza monetaria en Colombia aumentó de 34,7 por ciento a 35,7 por ciento. Es decir, que 17,4 millones de personas se encuentran en esa condición.

A primera vista, esta subida de un punto porcentual no se percibe como un dato que despertara preocupación. No obstante, el número de colombianos que cayó a la pobreza el año pasado- 661.899- es el equivalente a poco más de la población total de la ciudad de Bucaramanga.

Además, la pobreza extrema -las personas que ganan menos de 137 mil pesos mensuales- subió 1,4 por ciento y se ubicó en 9,6 por ciento. Este dato equivale a 728.955 nuevos pobres extremos y un total de 4,6 millones.

El reporte de la organización estadística -que incluye una actualización metodológica con nuevos hábitos de consumo y líneas de pobreza para cada una de las 23 ciudades, entre otras adiciones- es la fotografía de la situación colombiana tomada el año pasado, inmediatamente antes de la irrupción del virus.

Esta imagen ratifica lo que muchos expertos venían alertando y que este espacio editorial recogió: los avances en la lucha contra la pobreza en el país habían frenado el ritmo dinámico que experimentaron en la última década. El Dane confirmó que, para 2019, el freno ya se ha convertido en retroceso.

Que la pobreza monetaria y la extrema hayan crecido el año pasado es una pésima noticia. Implica no solo que la economía recibió el impacto negativo de la pandemia en una situación peor de la estimada, sino que el deterioro social no es responsabilidad exclusiva de la crisis del coronavirus.

Es importante recordar que más de 661 mil colombianos cayeron en condición de pobreza el mismo año en que la economía nacional registró un crecimiento de 3,3 por ciento del producto interno bruto.

Que no se impacten los ingresos de los hogares con un desempleo disparado -como el que vivió el país en 2019- es muy difícil. Según el Dane, “el aumento en la incidencia de la pobreza puede estar asociado al incremento de la tasa de desempleo que se registró entre 2018 y 2019”.

De hecho, el año pasado en cuatro de los cinco quintiles, el ingreso real per cápita cayó. Solo el segmento más pudiente registró un crecimiento positivo. Primero el alto desempleo y ahora el crecimiento de los indicadores de pobreza reflejan graves falencias en la política económica de la administración Duque.

El mapa de la pobreza colombiana de 2019 envía varios mensajes de alerta. La pobreza monetaria subió 1,5 puntos porcentuales en los centros poblados y rural disperso, que aportan 3 de cada 10 nuevos pobres.

Bogotá, por ejemplo, contribuye con un 13 por ciento de esos 661 mil que cayeron, y Medellín con un ocho por ciento. El área metropolitana de Cúcuta, con un aumento del 6,4 por ciento, es una las regiones urbanas con desempeño más preocupante.

Ese reporte del Dane calcula además en 31,3 por ciento la población vulnerable en el país, en 30,4 por ciento la clase media y en 2,6 por ciento la clase alta. Es necesario olvidar por el momento la aspiración de los últimos años de convertirnos en una nación de clase media para retomar la urgencia y la preocupación por la lucha contra la pobreza.

En especial ante el hecho inexorable del impacto negativo de la pandemia del coronavirus sobre estos indicadores en este año y en años venideros. Estudios estiman que la pobreza monetaria podría llegar al 49 por ciento en 2020 y también se presentarían aumentos en la condición extrema.

La estrategia para la recuperación de la economía, tanto del Gobierno Nacional como de los locales, debe incorporar planes que mitiguen este deterioro social. Una reactivación sin equidad es incompleta.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes