Ricardo Ávila
Editorial

Una visión negativa

La percepción de los colombianos en cuanto a que el país va mal, puede terminar afectando el desempeño de la economía. 

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
diciembre 13 de 2018
2018-12-13 10:15 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

En junio del presente año los analistas que venían destacando cómo el pesimismo parecía haberse adueñado irremediablemente de los colombianos, alcanzaron a ilusionarse con un dato. Según el Gallup Poll de esa fecha, la brecha entre los que creen que las cosas en el país están empeorando y los que opinan lo contrario se redujo a 19 puntos porcentuales. Así el saldo siguiera en rojo, la diferencia llegó a ser la más baja desde la registrada a finales del 2015.

Tales esperanzas, sin embargo, acabaron pulverizadas cuando se conoció la versión más reciente de una encuesta que comenzó a tomarle el pulso a la opinión hace un cuarto de siglo. Según el sondeo de diciembre, la percepción negativa saltó a 72 por ciento y la positiva cayó apenas a 15, con lo cual la distancia en cuestión se elevó a 57 puntos porcentuales, esto es el triple de seis meses atrás.

La explicación de semejante deterioro está relacionada con dos elementos centrales, más allá de que las calificaciones habían sido más ácidas en los ejercicios de agosto y octubre. El primero está relacionado con la corrupción, que otra vez es identificada como el principal problema del país. No hay duda de que el escándalo relacionado con el caso Odebrecht que puso al Fiscal General de la Nación a la defensiva tiene mucho que ver con lo sucedido. También el video de Gustavo Petro recibiendo fajos de dinero, apuntaló la idea de que ningún personaje público se salva.

En segundo término, la propuesta de ley de financiamiento que implica el aumento de la carga tributaria para varios grupos de contribuyentes, hizo ver todo más oscuro. Así el intento de ampliar el universo de bienes y servicios sujetos al cobro del Impuesto al Valor Agregado quedara archivado, el daño quedó hecho. No solo la nota que recibe la situación económica es más mala, sino que desempleo y costo de vida van el mismo sentido.

Comparativamente, el movimiento estudiantil que exige mayores recursos para las universidades públicas y que llevó a la suspensión de clases desde hace semanas, influyó menos en lo ocurrido. Es verdad que hace cuatro meses la proporción de lo que pensaban que la calidad y el cubrimiento de la educación estaban mejorando era mayoritaria, mientras que ahora no. Aun así, los niveles negativos de octubre y diciembre son iguales.

Con semejante clima de fondo, no es de extrañar que los números de Iván Duque muestren un retroceso significativo. La desaprobación a su gestión del 64 por ciento, se ubica en niveles similares a los que experimentó Juan Manuel Santos en el segundo año de su último periodo. Es cierto que en el grupo de antiguos inquilinos de la Casa de Nariño otros han registrado peores guarismos, pero nadie en épocas recientes había caído tanto y tan temprano.

Aunque bien se dice que la popularidad es para gastarla, el lío es que el margen de maniobra del actual Gobierno es muy reducido. Avanzar con la agenda de reformas que incluye temas tan polémicos como pensiones, salud o justicia, se vuelve todo un desafío. Además, la tentación de los que buscan pescar en río revuelto e inspirar protestas populares aumenta, con lo cual se puede crear un círculo vicioso difícil de romper.

Quizás la única luz de esperanza es que ante la pregunta sobre si “está satisfecho con su estándar de vida, es decir, con todas las cosas que puede comprar y hacer”, la proporción de respuestas afirmativas llega al 60 por ciento, 21 puntos más que las negativas. Ese diferencial es el mayor en casi tres años y lleva a pensar que aunque la realidad nacional se vea mal, la apreciación con respecto a la individual o la familiar es favorable. Teniendo en cuenta que las decisiones de consumo se basan en la situación del hogar, el anhelo es que el negativismo actual no le pase cuenta de cobro a la economía.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado