Emilio Sardi
Columnista

El balance social (1)

En cambio, los costos, tanto en vidas como en bienestar social, seguirán pagándose por años.

Emilio Sardi
POR:
Emilio Sardi
mayo 05 de 2020
2020-05-05 09:30 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbc38d372e.png

Mientras los animales son guiados por el instinto, el ser humano tiene la capacidad de anticipar el resultado de sus acciones y modificarlas de acuerdo con lo que su intelecto, cuando lo usa, le aconseja. Por lo general busca establecer un balance entre costos y beneficios de las acciones de algún importe que piensa acometer, para decidir si procede y cómo lo hará.

No conozco que se haya hecho en forma explícita un balance de este tipo para el manejo de los riesgos generados por la aparición del virus Sars-cov 2, conocido como Covid-19. Buscaré esbozar este balance para el caso colombiano. Para hacer el ejercicio, es clave reconocer en primer término que ambos lados de la ecuación deben expresarse en términos iguales.

Comparar peras con bananos o vidas con dinero, como lo hacen los demagogos, es de sofistas. Por tratarse de la amenaza sobre unas vidas, este balance social debe contrastar las expectativas de vida y el bienestar social en ambos lados de la ecuación.

Para el lado que corresponde a la amenaza del virus, los modelos iniciales de “expertos” como el Imperial College predecían hasta 40 millones de muertes en el mundo. Los hechos han demostrado que estas proyecciones eran totalmente deleznables y ya es claro que no llegarán a un millón las muertes en el mundo, poco más de las que todos los años produce la gripa estacional, y apenas una pequeña fracción de las predicciones de esos “expertos”.

Este es el caso que concierne al cinturón intertropical, en donde el virus ha exhibido una virulencia muy inferior a la que tiene en la zona subtropical. En el caso de Colombia, con una tasa de mortalidad que es un centésimo de las de países como España e Italia, no es probable que las muertes por esta causa lleguen siquiera a 2 mil, en un país con 238 mil muertes en 2019.

En cuanto a lo que se busca lograr con las medidas, los más recientes modelos del INS predecían un total de 1.080 muertes al culminar el aislamiento el 11 de mayo, y estimaban que hubiera habido 20.674 muertes de no haberlo impuesto. En otras palabras, se aspiraba a que el aislamiento evitara aproximadamente 20 mil muertes.

Dado que la mayoría de las víctimas de este virus son personas de edad muy avanzada con serias comorbilidades, sus expectativas de vida probablemente serían bastante cortas. Se estaba, por eso, hablando del equivalente de cuando más unos 100 a 120 mil años-vida.

Este objetivo deberá ser contrastado con el costo social de lograrlo. Y para eso deberá tenerse en mente que los ahorros en años-vida que se logren por haber tomado medidas como el aislamiento universal no son recurrentes. Entre otras razones, porque en el futuro cercano se contará con tratamientos efectivos y con vacunas, y en algunos sitios se habrá desarrollado inmunidad de rebaño.

En cambio, los costos, tanto en vidas como en bienestar social, seguirán pagándose por años. Me he limitado a establecer los ahorros en muertes que se han buscado con las medidas tomadas, y no he hablado de su efecto sobre el bienestar común porque ese importantísimo aspecto ha sido ignorado al definirlas. En mi próxima columna analizaré los costos sociales de las medidas.

Emilio Sardi Aparicio
Empresario

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes