Emilio Sardi

Megadevolución

Dentro del caos financiero que recibió R. Guerrero, en Cali, ningún problema supera el de ‘las 21 megaobras’.

Emilio Sardi
POR:
Emilio Sardi
febrero 26 de 2013
2013-02-26 12:01 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbc38d372e.png

Dentro del caos financiero que recibió Rodrigo Guerrero, ningún problema supera el del plan de obras conocido como ‘las 21 megaobras’ (MO). Tanto así, que el presidente del Concejo Municipal estimó que los cobros de valorización decretados para pagarlas no cubrirán ni siquiera el costo de las que están en curso, para cuya finalización faltan unos $300.000 millones. Eso era de esperar en unas turbias contrataciones de proyectos que ni tenían diseños completos.

Lo que no contó el honorable Concejal es que, además, el municipio deberá arbitrar una suma parecida para, como ordena la ley, devolverles a los caleños la parte del cobro de valorización correspondiente a las obras que no se iniciaron dentro del plazo debido, las cuales ya no pueden ser cubiertas por esos cobros.

El Acuerdo 297/10, al ampliar los plazos del Acuerdo 241/08 que aprobó la ejecución de las ‘21 MO’, estableció, de conformidad con el Decreto 1394 de 1970, que es obligación de la administración municipal, previa solicitud de los contribuyentes, devolverles, con intereses del 1% mensual, las sumas correspondientes a las contribuciones de valorización cobradas por las obras cuya ejecución no se hayan iniciado dentro de un plazo de dos años del inicio del cobro. El Acto Administrativo que ordenó el inicio del cobro de la contribución cumplió dos años en septiembre del 2011, y como lo señala el informe de la Comisión de Megaobras de la Personería, publicado a mediados del 2012, al “no cumplirse el plazo establecido para el inicio de las obras, deberán devolverse los valores recaudados”.

Dicho informe establece, además, que “desde el punto de vista legal y en concordancia con lo estipulado en el Acuerdo 297, (…) no es posible dar inicio a nuevas obras”. Las obras que integran el Plan de Obras materia del Acuerdo 241/08 se decretaron en consonancia con el Plan de Desarrollo 2008-2011, el de la administración municipal pasada, que ya perdió vigencia, y la actual no puede ejecutar las obras materia del mismo, cuya ejecución no se inició antes del 4 de septiembre del 2011, pues no corresponden a su plan de desarrollo. En otras palabras, ya no pueden iniciarse las que no se empezaron dentro del plazo fijado, y el municipio debe devolverles a los caleños lo que les cobró por ellas.

La administración debe proceder con celeridad a establecer los montos a devolver. No será fácil, pues en el negoción de las ‘21 MO’ se violaron normas y principios, que no es claro qué porcentaje se está ejecutando. Pero un Gobierno honrado está obligado a ser ejemplo del cumplimiento de la ley y, para no violarla, el de Guerrero deberá hacer la devolución pronta y rectamente.

Por otro lado, no todas las mal llamadas ‘21 MO’ son tan inútiles como el ‘Adefesio de la Caleñidad’, donde se rumora habrá una fuente llamada ‘el charco de Ospina’. De hecho, algunas de las no iniciadas son necesarias. El alcalde Guerrero deberá adelantar los trámites legales necesarios para acometerlas. A diferencia de sus antecesores, existe la certeza de que, al hacerlo, procederá con la transparencia necesaria para, como lo pide el informe de la Personería, “evitar que los graves errores cometidos en ese proyecto sean nuevamente cometidos en detrimento del objeto contractual y, por ende, de la función estatal que propende por el beneficio de la sociedad en general”.


 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado