MARTES, 27 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Emilio Sardi

Seguridad ciudadana

La impunidad nace de la ley 906/04, que estableció el Código de Procedimiento penal conocido como la justicia oral.

Emilio Sardi
POR:
Emilio Sardi

Es evidente el consenso en Colombia sobre la gravedad del problema de la inseguridad ciudadana. Por eso, los miles de candidatos que se presentaron en las elecciones del mes pasado prometían como primer punto enfrentarse a ese flagelo. Y ya los gobernadores y alcaldes elegidos están anunciando medidas para hacerlo. O, mejor dicho, para tratar de hacerlo. Unos anuncian mayor integración con las autoridades militares y de policía. Otros, más consejos de seguridad. Estos instalarán más cámaras de vigilancia, mientras aquellos ampliarán el pie de fuerza policial. Y algunos harán todo esto y más, si se les ocurre. Lamentablemente, todas estas acciones, aunque convenientes y aún necesarias, no son suficientes.

Por muchos bandidos que capturen, la ley ordena que los suelten. Recientemente, causó indignación en Bogotá la liberación del sujeto considerado allá ‘el rey del fleteo’. Pero hace más de una década el subcomandante de la Policía Metropolitana de Cali, manifestaba: “Todos los días capturamos, todos los días recuperamos objetos que han sido hurtados a sus dueños. Todos los días nuestros policías se presentan frente a los fiscales y jueces para que procesen a los responsables de los delitos. A diario hacemos la tarea con entrega y sacrificio”. Y todos los días, porque lo ordena la ley, los jueces sueltan a los capturados.

La impunidad nace de la ley 906/04, que estableció el Código de Procedimiento penal conocido como la justicia oral. A sus dos años de vigencia, los crímenes denunciados se habían cuadruplicado, no porque se hubieran cuadruplicado los delincuentes sino porque empezaron a soltarlos tan pronto los capturaban.

El índice de criminalidad no para de crecer desde entonces. Hoy más de 50% de los capturados han sido arrestados entre dos y diez veces, superando en miles de casos más de 40 arrestos.

Entre sus aberraciones, basta mencionar que mientras el término para legalización de capturas en países reconocidos por su respeto de los derechos humanos es mínimo 72 horas (en el Reino Unido puede llegar a dos meses), en Colombia es un imposible 36 horas. Las cargas impuestas para llevar adelante los procesos son tan exageradas y los tiempos son tan cortos que frecuentemente las autoridades no pueden cumplir con todos los requisitos de esa norma ultragarantista y torcida.

En 2021, el presidente del Colegio de Abogados Penalistas de Colombia concluía: “Ya llevamos 15 años dándole espera a un sistema penal acusatorio que nunca funcionó” “Creo que desde el día uno se sabía que este sistema no iba a funcionar, creo que lo que hemos hecho es simplemente darle largas a un sistema en crisis. Si se tratara de tomar soluciones de fondo, habría que ya reconocer que fracasó y regresar a lo que teníamos antes, que era muchísimo mejor”.

Para que los recién elegidos gobernadores y alcaldes realmente puedan brindarles seguridad a sus gobernados, es indispensable remplazar la horrible ley 906/04 por una norma justa y que proteja a los colombianos. Lo demás serán meros aspavientos.

Emilio Sardi
Empresario

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes