Federico Hoyos
Columnista

Innovar para transformar

A veces las respuestas más simples producto de la investigación pueden ser más económicas, como lo propone la reciente premio Nobel, Esther Duflo.

Federico Hoyos
POR:
Federico Hoyos
octubre 28 de 2019
2019-10-28 09:42 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78930d86be.png

Desde hace un par de días, los colombianos elegimos quiénes serán los gobernadores, alcaldes, concejales y diputados que dirigirán los departamentos y municipios del país por los próximos cuatro años.

Quisiera, desde esta columna, sugerir una reflexión que pueda ser útil para ellos y sus equipos de trabajo. Esto es la necesidad de enfocarse en la innovación como una forma transversal de abordar los diversos retos a los que se enfrentarán.

La innovación, mucho más allá de ser un término de moda, constituye una manera de entender el mundo y de hacer las cosas. Aunque son múltiples las definiciones que los expertos dan sobre lo que es la innovación, quisiera proponer sin ánimo de simplificar excesivamente, que se entienda a la innovación como una manera de abordar los problemas desde una perspectiva no tradicional con un alto componente de creatividad y pensamiento no lineal. La innovación no exige siempre tecnología de punta, sino pensar disruptivamente.

Más importante que la definición de este término, enfoquémonos en lo que compone un equipo con pensamiento innovador. Algunas ideas: La pluralidad de visiones es fundamental. Si de verdad se quiere adoptar la innovación como un elemento para abordar problemas sociales es esencial tener personas que provengan de diferentes sectores, con formaciones académicas variadas y que analicen y planteen soluciones desde la creatividad y no desde aproximaciones que puedan satisfacer al partido o movimiento político que gobierna. Aunque la innovación no debe reducirse a un ejercicio netamente tecnocrático, la evaluación de evidencia científica y datos es determinante para seleccionar cuáles son los problemas prioritarios que deben ser atendidos.

Es fundamental ir a las causas objetivas que impiden un desarrollo más acelerado en los municipios, en lugar de basarse en percepciones sociales. Quizás en diferentes ciudades y pueblos de Colombia sea más determinante para el desarrollo mejorar programas alimentarios o renovar acueductos, que construir canchas sintéticas de fútbol o remodelar las plazas centrales. A veces las respuestas más simples que son producto de la investigación y experimentación pueden ser más económicas y efectivas, como lo propone la reciente premio Nobel de economía, Esther Duflo. Sí que vale la pena leerla y escucharla para obtener luces sobre cómo enfrentar la pobreza. Por ejemplo, Duflo indica que la forma más costo-eficiente de aumentar la expectativa de vida en África es entregando toldillos y tabletas de purificación de agua a quienes lo necesitan.

Señoras y señores mandatarios, el ingreso de nuestro país a la Ocde es una oportunidad única. Vale la pena sacar provecho de esto revisando con rigurosidad los estudios, informes y datos que esta organización ofrece, para luego idear soluciones creativas, de acuerdo a nuestros contextos.

Empieza una nueva página en la historia del país donde ustedes pueden diseñar e implementar políticas públicas innovadoras, que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos, especialmente de los más vulnerables. La innovación es un enfoque para abordar los retos de sus departamentos y municipios, sin importar su categoría, tamaño o presupuesto. Les deseo éxitos en su gestión para que puedan entregar un país un poco mejor del que encontraron.

Federico Hoyos Salazar
​Embajador de Colombia en Canadá.
contacto@federicohoyos.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes