Federico Hoyos
columnista

La responsabilidad ética de unir

“Pensemos en el liderazgo que merecemos. Meditemos acerca de las soluciones que necesitamos, y las conversaciones que debemos tener”.

Federico Hoyos
POR:
Federico Hoyos
febrero 10 de 2020
2020-02-10 09:48 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78930d86be.png

Llama la atención la frecuencia con la que se escuchan los términos izquierda y derecha en las conversaciones cotidianas en nuestro país. Sería interesante que una encuestadora se interesaran en buscar datos al respecto y entender por qué estamos empleando estas palabras políticas con la reiteración que lo estamos haciendo.

Lo anterior puede ser alimentado por el discurso de determinados políticos, al igual que periodistas y analistas que emplean reiteradamente estas categorías en sus argumentaciones. Algo que si bien es legítimo en ambos casos, poco aporta a centrar la atención en los temas fundamentales en los que nos debemos concentrar en Colombia tanto en las conversaciones cotidianas, como en los debates políticos y académicos.

Colombia tiene materias urgentes que requieren ser comprendidas, analizadas y consecuentemente resueltas con acciones y decisiones por parte de los líderes nacionales. Reducir o desorientar el complejo debate de estos asuntos a una agotadora disputa entre las categorías de derechas o izquierdas políticas, además de dividir ante asuntos que requieren unión, distraen la atención que se necesita. Casos como el de la cátedra abierta Nuestro Futuro de la Universidad de los Andes, o espacios de diálogo como la Conversación Nacional, liderada por el Gobierno Nacional, son mecanismos más efectivos para buscar acuerdos y soluciones ante retos urgentes del país.

En lugar de la conversación reduccionista sobre categorías políticas, mejor discutir sobre la necesidad de un nuevo sistema educativo para aprovechar las oportunidades de la Cuarta Revolución Industrial, la urgencia de tener más mujeres en cargos directivos en las diferentes entidades del país, la manera cómo debemos enfrentar con mayor eficacia y determinación la deforestación en la Amazonia colombiana, o la urgencia ética de sacar a millones de colombianos de la pobreza, que estar ondeando banderas con los símbolos de una derecha o izquierda, que por sí solos nada solucionan.

En su más reciente libro Ama a tus enemigos, el escritor y profesor de la Universidad de Harvard, Arthur C. Brooks, argumenta que hay dos tipos de liderazgo que surgen en las sociedades en determinados momentos de su historia. En primer lugar están los líderes coercitivos. Estas personas aparecen en etapas de crisis social y emplean mensajes de cambio del status quo, fomentando reclamos ante las instituciones existentes. También emplean un tono fuerte en sus mensajes y buscan una división social que los fortalezca con un lado del espectro social. Según Brooks, este tipo de liderazgo puede generar resultados en el corto plazo, pero posteriormente este estilo genera cansancio, ahuyenta la excelencia y destruye la moral (entendido como el ánimo de la sociedad).

El otro tipo de liderazgo es el autoritativo (no autoritario). De acuerdo al autor, estos líderes son visionarios que establecen un norte claro para las instituciones que dirigen, y buscan que sus miembros entiendan y estén alineados e inspirados con este puerto de destino. Los líderes autoritativos unen en medio de la diferencia y buscan reformas que cohesionen a la sociedad.

Pensemos en el liderazgo que merecemos. Meditemos acerca de las soluciones que necesitamos, y las conversaciones que debemos tener.

Federico Hoyos Salazar
Embajador de Colombia en Canadá.
contacto@federicohoyos.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes