Francisco Barnier González
columnista

Ecopetrol: amarga decepción estratégica

Decisión del Gobierno de que Ecopetrol compre el 51,4% de sus acciones en ISA, para tapar el déficit fiscal, afecta la transformación de la empresa.

Francisco Barnier González
POR:
Francisco Barnier González
febrero 17 de 2021
2021-02-17 07:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbc5932c2c.png

La decisión apresurada del Gobierno para que Ecopetrol adquiera 51,4% de las acciones que detenta en ISA, en su afán de conseguir recursos, cubrir su déficit fiscal y mantener su control, dificultaría la transformación de la petrolera para diversificar sus fuentes hacia energías limpias puesto que ISA es una firma consagrada a la transmisión de energía e infraestructura, gestión que realiza de manera exitosa, pero no dedicada a generación.

Tampoco la compra aporta a la modificación de la matriz energética colombiana al tratarse de una diversificación no relacionada al negocio core de Ecopetrol, y la dejaría con recursos limitados para realizar las grandes inversiones requeridas para su transición energética, como para evitar la caída de su producción y reservas.

La operación rompe con el marco regulador colombiano, caracterizado por desagrupar generación, transmisión, distribución y comercialización, perjudica a accionistas minoritarios quebrando normas para la enajenación de empresas que cotizan en Bolsa y saca de taquito la participación de la GEB en el proceso cuyo modelo estratégico incluye transmisión que permitiría mayores sinergias y valor a los accionistas.

La Junta Directiva y los dirigentes de Ecopetrol tienen dos responsabilidades: priorizar lo que debe hacer la empresa y asignar los recursos necesarios para hacerlo de manera eficiente.

Y cuando la empresa pretende crecer de forma inorgánica debe preguntarse que hacen las otras compañías en el mundo para diversificar. Para el caso basta revisar la estrategia de las grandes petroleras o mejores comprometidas en el proceso de transición a compañías de energía mediante diversificación de sus fuentes renovables y generación de electricidad en respuesta al potencial crecimiento de energías limpias.

Según estimativos de BP las energías renovables se quintuplicarán en los próximos 20 años, siendo el sector de mayor crecimiento al absorber cerca de dos tercios de las inversiones globales en plantas de energía.

De acuerdo a un estudio del profesor Matthias J. Pickl sobre ocho grandes petroleras, cinco de ellas (Shell, Total, BP, Eni y Equinor) tienen una estrategia explícita de energías renovables en hidro, solar, viento, biocombustibles, geotermal, almacenamiento de energía y captura de carbono. Estas empresas se han embarcado en grandes inversiones de capital y adquisiciones con estructuras dedicadas a las energías renovables.

Las tres restantes (Exxon Mobil, Chevron y Petrobras) que cuentan con más reservas relativas que las anteriores, están rezagadas al no contar con una estrategia explícita de energías renovables. Sin embargo, dos de ellas estadounidenses podrían modificarla con las nuevas políticas del presidente Biden.

La operación propuesta es una irresponsabilidad puesto que obstaculiza la compleja transición y transformación de Ecopetrol a empresa generadora de energías renovables y pone en riesgo la autosuficiencia de crudo del país para los próximos años.

Francisco Barnier González
Director Asociado IMCI+ Group Banca de Inversión
fbarnier@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes