close
close
Francisco Barnier González

Ecopetrol: impacto cambiario y fiscal

La empresa deberá sostener las necesidades del Estado para financiar el desarrollo regional y la inversión social. 

Francisco Barnier González
POR:
Francisco Barnier González
julio 13 de 2022
2022-07-13 09:18 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbc5932c2c.png

A pesar de la tormenta mediática, producto de precios del crudo superiores a US$100/barril y mayores utilidades, Ecopetrol reduce sistemáticamente sus volúmenes de producción, sumado a una política de dividendos incompatible para sus necesidades de crecimiento para cumplir sus dos grandes objetivos de los próximos años, mantener producción y acometer de manera decidida su transición energética como parte de la descarbonización de la economía.

Las circunstancias pospandemia como la guerra en Ucrania aumentaron la demanda global y precios del petróleo. Asimismo la demanda de crudo seguirá creciendo por múltiples factores y S&P prevé que la demanda global alcance un pico de 115 millones de barriles en 2040 cayendo apenas a 112 en 2050.

Dicho esto el consumo de petróleo no disminuirá y la problemática de nuestra economía sigue siendo la excesiva dependencia del crudo en los ingresos de la Nación y sus exportaciones, en donde ha existido una relación inversamente proporcional entre tasa de cambio y precios del petróleo, exacerbada por el fantasma de la recesión y subida de tasas de interés. Cuando el precio del crudo aumentaba, la tasa de cambio se revaluaba y viceversa, por ejemplo en el boom petrolero de 2013, el peso se redujo a 1.900 con precios superiores a US$100/barril.

Parece que este fenómeno hubiera desaparecido. La respuesta simple es que nuestra capacidad exportadora de hidrocarburos se ha reducido en 49% desde 2013 y el gran responsable es Ecopetrol, no obstante que la Dirección actual como su Junta Directiva quieren atornillarse 4 años más en el direccionamiento estratégico y gestión de la compañía.

El daño ya está hecho. La producción petrolera en barriles diarios pasó de 1.006.000 en 2013 a 744.000 al finalizar 2021 y los excedentes de exportación se reducen de 787.000 a 405.000 lo que ha afectado que la tasa de cambio no se revalúe como sucedía en anteriores boom petroleros, dejando el país de recibir millones de divisas y beneficios.

Sorprendente pero el año pasado se produjo menos que lo que se exportaba en el 2013.
Un estudio económico de Bancolombia teniendo en cuenta la significativa caída de los excedentes de exportación, considera que el país necesitaría un precio promedio del Brent de US$186/barril para alcanzar las exportaciones netas de 2013 que se situaron en US$26 mil millones.

Esta situación será similar para 2022 y el precio actual está lejos de traer al país los beneficios observados en pasados auges petroleros. Además, el déficit del FEPC apenas se compensa con los dividendos recibidos por el Gobierno y es evidente que el beneficio fiscal generado por el sector petrolero se anula por los subsidios a los combustibles nacionales.

Mientras tanto Ecopetrol deberá sostener las necesidades del Estado para financiar el desarrollo regional y la inversión social mediante mayores regalías, impuestos y divisas en tanto la economía colombiana reduce su dependencia, diversifica su oferta exportable y genera nuevas fuentes fiscales.

Francisco Barnier González
Asesor Banca de Inversión & Consultoría Empresarial

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes