Francisco Barnier González
Columnista

El antídoto para Ecopetrol

Hay que proteger a Ecopetrol con una política óptima de distribución de dividendos, sin arrasar sus utilidades.

Francisco Barnier González
POR:
Francisco Barnier González
marzo 25 de 2020
2020-03-25 09:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbc5932c2c.png

La salud financiera de empresas como Ecopetrol en industrias cíclicas se mide en épocas de crisis y contracción económica. Estas empresas deben comportarse como la ardilla que atesora para sobrevivir durante días difíciles en donde no deja de aparecer el depredador que la despoja de su alimento para su posterior recuperación.

La política de dividendos de Ecopetrol definida por cada Gobierno de turno se ha caracterizado por extraer al máximo sus utilidades para ayudar a resolver su problema de déficit fiscal pero sin consultar el largo plazo de la compañía.

Las utilidades retenidas de la petrolera han sido pocas y en diciembre de 2019, mientras muchos colombianos pasaban sus vacaciones, la Asamblea liderada por su accionista mayoritario distribuyó un prima extra de Navidad de $3,2 billones de su exigua reserva de utilidades retenidas generadas en 2016, 2017 y 2018. Para colmo el Gobierno en la próxima Asamblea de Accionistas del 27 de marzo pretende repartir $7,4 billones de $12,1 billones en caja a diciembre de 2019.

Adicional a la pandemia del Covid-19, el precio del crudo ha caído por debajo de US$30 dólares/barril. Lo anterior por cuanto los países que conforman la OPEP y Rusia han decidido no limitar la mayor oferta por encima de la demanda mundial para eliminar del mercado a productores de alto costo como empresas de fracking en Estados Unidos y esto no se conoce cuánto tardará.

La problemática de la economía colombiana es la excesiva dependencia del crudo en los ingresos de la Nación y en sus exportaciones y lejos aún de resolver el asunto en el corto y mediano plazo.

Si bien el mundo trabaja a paso de tortuga para la transformación del conjunto de la estructura productiva mundial hacia la sostenibilidad del planeta, tampoco es cierto que el consumo de petróleo vaya a disminuir y por el contrario la Agencia Internacional de Energía (IEA) estima en el escenario de desarrollo sostenible que la demanda de crudo crecerá por múltiples factores de 97 a 106 millones de barriles diarios entre 2018 y 2040.

Tampoco es cierto que Ecopetrol no valdrá en el futuro lo que dependerá de su transformación gradual en su estructura productiva y de su manejo financiero definido entre política de dividendos, decisiones de estructura de capital y presupuesto de inversiones en el largo plazo.

A pesar de tanto bombo mediático, producto de precios altos del crudo, Ecopetrol no crece y la tasa de retención de dividendos es incompatible para sus necesidades de crecimiento. Ecopetrol debe crecer para dar mayor valor agregado al PIB de la economía, al desarrollo regional y a la financiación de la inversión social para sostener las necesidades del Estado mediante mayores regalías, impuestos y divisas en tanto la economía colombiana reduce su dependencia del sector, diversifica sus exportaciones y genera nuevas fuentes fiscales.

El antídoto consiste en proteger a Ecopetrol mediante una política óptima de distribución de dividendos a largo plazo sin arrasar sus utilidades año a año, no mayor de 25% de sus utilidades para 2019, que garantice en los próximos años su crecimiento sostenible y permita mejorar sus beneficios en la economía colombiana.

Francisco Barnier González
Asesor Banca de Inversión & Consultoría Empresarial

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes