Francisco Miranda Hamburger
Brújula

América Latina, confinada

Desde ese día la pandemia ha llegado prácticamente a todas las naciones de la región, incluidas muchas islas del Caribe.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
marzo 26 de 2020
2020-03-26 10:20 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El pasado 26 de febrero fue confirmado en Brasil el primer caso de coronavirus covid-19 en América Latina. Desde ese día la pandemia ha llegado prácticamente a todas las naciones de la región, incluidas muchas islas del Caribe.

El número total de casos en el subcontinente, incluyendo Colombia, sigue creciendo. Brasil encabeza la lista de los países latinoamericanos con casi tres mil contagiados, seguidos de Ecuador (1.382), Chile (1.306), Perú (580), Panamá (558), Argentina (502) y Colombia con 491.

La distancia, física y económica, que separa a China, donde se originó el brote, con América Latina terminó por darle a la región, en teoría, un tiempo valioso para preparar sus planes de contingencia en los sistemas de salud, amortiguar el choque económico derivado de las medidas sanitarias y educar a su población para los drásticos cambios en el comportamiento social que vendrían en el combate contra el coronavirus.

Un recorrido por el subcontinente revela que cada gobierno ha aplicado su fórmula en la que se mezclan varias recomendaciones de política pública de la Organización Mundial de Salud en distintos grados y severidad. A pesar de ello, una buena parte de América Latina está hoy en algún grado de cuarentena, toque de queda o restricción desde Argentina hasta Guatemala pasando por Colombia.

Dos gobernantes han despertado preocupación por su actitud más relajada ante la pandemia: el mexicano Andrés Manuel López Obrador y el brasileño Jair Bolsonaro. Ambas economías caerían en crecimiento negativo este año según estimaciones como la de Goldman Sachs.

Si bien América Latina está acostumbrada a lidiar con este tipo de enfermedades e infecciones, sus sistemas de salud no aguantarían la llegada de miles de enfermos graves. Por ese razón, la combinación entre cuarentenas, cierres de comercios y ayudas a los pobres son la fórmula adecuada. Aún no se sabe si serán capaces de aplanar la curva.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes