close
close
Francisco Miranda Hamburger
Retrospectiva

Catar 2022: Un mundial extraño

El pitazo inicial capturará la atención de miles de millones en el mundo, aunque en Colombia se vivirá la pasión con algo de distancia y lejanía.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 18 de 2022
2022-11-18 08:36 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Este domingo arranca la Copa Mundo de la FIFA en Catar, la cita del balompié que cada cuatro años concentra la atención global. A pocas horas de que ruede la pelota y 32 selecciones nacionales se disputen el principal galardón del fútbol, continúan los reclamos y las protestas que han acompañado la organización de este certamen, prácticamente desde que la FIFA escogió a esta nación del Medio Oriente como sede.

Sin tradición futbolística, con un hostil clima desértico y un récord negativo en derechos humanos, tratamiento a los obreros inmigrantes, que murieron por decenas, y a las minorías sexuales, la única razón para la escogencia de Doha parecía ser su dinero, proveniente de los hidrocarburos. Catar ha invertido más de 220 mil millones de dólares para celebrar el Mundial -más de 6.500 millones de dólares sólo en la construcción de estadios aclimatados- y se ha adecuado para recibir los 1,5 millones de fanáticos que asistirán a los partidos.

Lo cierto es que la FIFA ha celebrado anteriormente mundiales de fútbol en países con tarjeta roja en derechos humanos y en democracia. La designación de Rusia y Catar desembocó en una serie de escándalos de corrupción dentro de los máximos ejecutivos de la asociación que controla el multibillonario negocio del fútbol a nivel global. A pesar de ello, se puede decir que Catar 2022 será un mundial extraño. La prohibición de última hora de la venta de cerveza en los estadios -como país musulmán el alcohol está restringido- no hace sino ratificar esa percepción de un certamen contenido y en tierra foránea.

También en el caso colombiano la sensación se replica. El fracaso de la selección Colombia en las eliminatorias regresó al país a la época en la que la Copa Mundo se veía por televisión y era seguida por los más intensos seguidores. Los horarios de los partidos, la ausencia del combinado tricolor y la inflación han transformado la tradicional ‘fiebre’ mundialista en un ligero resfriado. El pitazo inicial del domingo capturará la atención de miles de millones en el mundo, aunque en Colombia se vivirá la pasión con algo de distancia y lejanía.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes