Francisco Miranda Hamburger
brújula

Una prueba para el multilateralismo

¿Podrán los países ricos agilizar la distribución de las dosis, así sea para contrarrestar a China y Rusia?

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
febrero 21 de 2021
2021-02-21 06:25 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El pasado viernes el G7, grupo conformado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido, realizó una cumbre virtual en la que aumentaron su contribución al mecanismo multilateral Covax en 7.500 millones de dólares.

En la primera reunión internacional desde que tomó posesión, el entrante presidente de EEUU, Joe Biden, no solo prometió el desembolso de 4 mil millones de dólares para las vacunas para los países más pobres sino también ratificó, a diferencia de su antecesor Donald Trump, su compromiso con el multilateralismo. “Estados Unidos está de regreso”, afirmó el nuevo ocupante de la Casa Blanca.

Sin duda la vacunación contra el coronavirus es la política global más desafiante que hoy enfrenta el mundo. A pesar de la conformación del mecanismo Covax, en el que países ricos financian las vacunas de los países en desarrollo, en realidad las naciones desarrolladas han firmado acuerdos bilaterales con las distintas farmacéuticas que han dejado sin acceso rápido a los más pobres.

El presidente de Francia Emmanuel Macron incluso hizo un llamado a que las economías avanzadas “donaran” a países africanos un cinco por ciento de las dosis que hoy han comprado. Estados Unidos se negó a la petición francesa hasta que no finalice su plan doméstico de inmunización.

Hasta el pasado fin de semana unas 195 millones de dosis se habían aplicado en 99 países del mundo, esto es, 2,5 dosis por cada 100 personas. Ya las brechas están suficientemente amplias: mientras EEUU lleva 17,4 dosis por cada 100, la mayoría de países en desarrollo no llegan a una dosis.

El despliegue oportuno y eficaz del mecanismo Covax- del que hace parte Colombia- es una prueba de fuego para el multilateralismo.Si bien la ampliación de la inequidad global de las vacunas vía el nacionalismo y los acuerdos bilaterales es inevitable, ¿podrán los países ricos agilizar la distribución de las dosis, así sea para contrarrestar a China y Rusia?

framir@portafolio.co
Twitter: @pachomirada

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes