Francisco Miranda Hamburger
Brújula

De marchas e incumplimientos

Se ha convertido en costumbre que el legítimo derecho de la protesta ciudadana derive casi inevitablemente en el abuso

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
octubre 10 de 2019
2019-10-10 10:16 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Ayer miles de estudiantes salieron a las calles de las principales ciudades del país a marchar en contra del gobierno. Las manifestaciones tenían por motivo el incumplimiento de los acuerdos del paro del año pasado- en opinión del movimiento estudiantil-, rechazar las intervenciones del Esmad y el caso de corrupción presentado en la Universidad Distrital en Bogotá.

Si bien el comportamiento de la mayoría de jóvenes fue pacífico, una minoría de vándalos y encapuchados tiñó de violencia la jornada. En Bogotá y en otros lugares se presentaron disturbios, desmanes, incluso ataques a sedes políticas.

Se ha convertido en costumbre que el legítimo derecho de la protesta ciudadana derive casi inevitablemente en el abuso, en las alteraciones del orden público y las agresiones contra la Policía y contra instalaciones.

Para muchos impactar la movilidad de las grandes capitales es un precio muy bajo que el resto de la sociedad debe pagar para garantizar ese derecho a la protesta. No obstante, el ejercicio de ese derecho no cubre ni legitima la violencia. Parece que los colombianos están inexorablemente condenados a tener que soportar los vándalos a cambio de la expresión válida de importantes grupos sociales.

Otro aspecto a comentar es el de los señalamientos de los líderes estudiantiles sobre el incumplimiento de los acuerdos por parte del gobierno. El Ministerio de Educación ha registrado unos avances a destacar dentro de los puntos acordados el año pasado.

Por ejemplo, la educación tendrá para 2020 un presupuesto de 44 billones de pesos y se han destinado 512 mil millones de pesos para las 62 instituciones de educación superior pública.

Saldrán también este año 750 mil millones de pesos de las regalías a infraestructura e investigación en las universidades públicas. Al movimiento estudiantil le corresponde ponderar si el mejor camino es enfocarse en lo que se ha avanzado en los distintos puntos o en lo que, a juicio de los jóvenes, está en mora.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes