close
close
Francisco Miranda Hamburger
retrospectiva

Dejarlas atrás: un mal negocio

Una de las esferas donde las mujeres pierden autonomía y capacidad de decisión es la económica.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 25 de 2019
2019-11-25 10:19 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Portafolio circula hoy con una edición especial sobre equidad de género. La reflexión sobre la igualdad entre los hombres y mujeres en Colombia cubre desde la intimidad de las relaciones sexuales hasta la conformación de las juntas directivas, desde las agresiones en los hogares hasta las negociaciones salariales, desde la decisión autónoma del número de hijos hasta los imaginarios machistas en la cultura.

Nuestro aporte a este necesario debate es desde la economía y los negocios. Una de las esferas donde las mujeres pierden autonomía y capacidad de decisión es la económica. Colombia está desperdiciando el aporte, la disciplina y la creatividad de la mitad de sus mujeres que están fuera de la fuerza laboral.

Una de cada cuatro colombianas no tiene ingresos propios. La cara del desempleo es mujer y joven: una tasa diez puntos más alta que la de los hombres jóvenes. Y cuando trabajan, las mujeres ganan 88 pesos por cada 100 pesos de los hombres. Es inaceptable y vergonzoso que en pleno siglo XXI la premisa de “Igual trabajo, Igual salario” no se cumpla en nuestro país.

Además de desempleadas y mal remuneradas, las colombianas suman cuatro horas más de trabajo doméstico y no llegan en la proporción justa al liderazgo de las empresas.
La economía colombiana está asumiendo un alto costo al dejar atrás a sus mujeres.

Los esfuerzos deben estar orientados a garantizar su autonomía y su libertad para que tomen decisiones informadas y puedan exigir sus derechos humanos.

Si bien el Gobierno ha lanzado iniciativas como la de Paridad de Género, la equidad entre hombres y mujeres se pelea en otros campos de batalla distintos al político como el educativo, sexual, laboral, reproductivo y legal.

No se pueden negar los avances, pero esos mismos logros evidencian la inaceptable brecha económica que hoy sufren las colombianas por el solo hecho de ser mujeres.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes